La Fase Folícular

Filed under: Fase Folícular

Todas las hormonas tienen tareas especiales que llevar a cabo en esa secuencia. Por ejemplo, la FSH hace que el óvulo comience a crecer en el interior del ovario; en esa etapa el óvulo se denomina folículo. Pueden empezar a desarrollarse entre diez y veinte folículos, pero sólo uno de ellos será el dominante y madurará totalmente para convertirse en un ovum, u óvulo. Los demás terminan desapareciendo, y para cuando llega el momento de la ovulación el único que queda es el folículo maduro, listo para salir. Mientras están desarrollándose los folículos, producen cada vez más estrógeno, el cual estimula el endometrio, las células que revisten el útero, para que crezca como loco, lo cual se conoce como proliferación. (Fase proliferativa y fase folicular son términos intercambiables.) Guando el óvulo está madurando, lo mismo le ocurre al revestimiento del útero. La duración de esta fase es variable, pero comienza nada más terminar un período. El ciclo se cuenta a partir del primer día de un período; la fase proliferativa se inicia entre el día Tres y el día Seis del ciclo, y se interrumpe con la ovulación, alrededor del día Catorce.
¡No te duermas! ¡Ya estamos acercándonos a la ovulación! Una de las principales tareas del estrógeno consiste en hacer que proli-feren las células, y en este sentido se pisa el acelerador en el caso de las células endometriales que recubren el útero. Después de cada menstruación, la capa «suelo» del endometrio vuelve a «alfombrarse» con las células endometriales que crecen a toda prisa. Dos días después del período, o aproximadamente el día Ocho del ciclo, ya han terminado el trabajo. El endometrio va engrosándose, desde medir más o menos un milímetro al final del período hasta medir unos 6 milímetros en el momento de la ovulación.
Durante esta fase del ciclo también cambian las secreciones vaginales. Los altos niveles de estrógeno justo antes de la ovulación convierten el moco que rodea el cérvix en secreciones semejantes a la «clara de huevo», conocidas como «moco fértil». (El moco tiene un aspecto transparente como la clara de huevo cruda, no del color blanco de los huevos cocidos.)
Los niveles de estrógeno continúan elevándose conforme se desarrolla el óvulo. Al final, el aumento de los niveles desencadena un gran esfuerzo del círculo de realimentación con el fin de bombear los niveles hormonales correctos que den lugar a la liberación del óvulo. Es la ovulación.

Sin Comentarios »

Sin comentarios.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

Debes registrarte aquí logged in para dejar un comentario.