Un ciclo regular

Filed under: El Ciclo menstrual

Un ciclo regular depende de la ovulación y del equilibrio hormonal. Las dos cosas pueden afectar la una a la otra: la ausencia de ovulación modifica los niveles hormonales, y un desequilibrio hormonal puede interferir con la preparación para la ovulación.
La parte más variable del ciclo suele ser la fase folicular, el tiempo en el que se va desarrollando el óvulo. De adolescentes, muchas de nosotras hemos pasado meses ovulando de forma errática, cuando empezábamos a tener menstruaciones, mientras nuestro cuerpo intentaba establecer una «comunicación» regular entre las hormonas para mantener en funcionamiento el círculo de realimentación. Podemos imaginarnos las partes del círculo hormonal como miembros dispersos de una banda y armados de walkie-talkies: «Hola, ovarios, contesten por favor.» «Aquí el hi-potálamo.» «Dejen libre la línea, estoy intentando hablar con los ovarios. Cambio.» «Roger, ¿tengo que hacer algo?» «¿Qué? ¿Quién es Roger?» «¿Quién es usted?» «Estrógeno, creo.» «¿Alguien sabe cuánto tiempo falta para volverse folicular?», y así sucesivamente.
Con el tiempo, todas las partes consiguen sacar adelante la función conjunta, pero en esa edad también es más fácil que el es tres o los cambios confundan el juego hormonal e interrumpan la regularidad del ciclo. Una ovulación errática da lugar a que se «adelante» o se «retrase» el período.
Conforme nos vamos acercando a la menopausia, es posible que también tengamos un ciclo irregular, debido a que se fabrican menos óvulos y a que el círculo de realimentación hormonal se vuelve más lento, de manera que la ovulación no se dispara con tanta regularidad o, al final, no ocurre en absoluto. También el estrés puede interferir en la regularidad de los ciclos alrededor de la época de la menopausia.

Sin Comentarios »

Sin comentarios.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

Debes registrarte aquí logged in para dejar un comentario.