Endometriosis y adenomiosis

Endometriosis y adenomiosis

Endometriosis y adenomiosis.
La endometriosis es un misterio. Nadie sabe con seguridad por qué se produce, pero hay mucha gente que se dedica a explicar su teoría particular —te interese o no—, como eso de que «al tener un hijo se te cura» (lo cual no es necesariamente cierto) o «quiere decir que no eres fértil» (tampoco es necesariamente cierto) y «ya se te pasará; mi prima la tuvo y ahora tiene nueve niños» (tampoco es necesariamente cierto; y pobre prima).
En realidad no se puede prevenir la endometriosis ni su pariente cercana, la adenomiosis, ya que hay todo un abanico de teorías de por qué aparece y quién tiene más posibilidades de sufrirla. Resulta difícil de diagnosticar porque produce infinidad de síntomas diferentes y porque algunos médicos suponen que el dolor es sólo menstrual y ya «irá asentándose», sobre todo en las mujeres jóvenes. Y resulta difícil de tratar porque es distinta en cada persona. Las decisiones acerca del tratamiento son complejas, y hay veces que resulta muy difícil saber cuál es el más acertado. A pesar del factor anecdótico de la prima de antes, las predicciones sobre la fertilidad futura son casi imposibles.
De hecho, si tu medico dice que no hay nada que hacer, o «querida niña, sé exactamente lo que puede curarte, y entiendo con toda exactitud hasta dónde alcanza tu endometriosis sin examinarte por dentro, y voy a curarte en un periquete y hacer que tengas un montón de niños», ya puedes echar a correr. También debes echar a correr si tu experto en salud natural te dice: «Tengo una teoría secreta acerca de la endometriosis que no conoce nadie. Aparece porque estás deshidratada no tomas suficiente esencia de cornamenta de alee/no te sientes cómoda con tu lado femenino (etc.).»

Sin Comentarios »

Sin comentarios.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

Debes registrarte aquí logged in para dejar un comentario.