La alimentación buena contra el acné

La alimentación
Renunciar a alimentos que supuestamente producen granos, como el chocolate o los embutidos, no sirve de nada. Más éxito tienen los cambios que afectan a la alimentación en su totalidad, pero es un asunto complejo.
Es necesario comer en abundancia fruta fresca, verduras y fibra, aparte de evitar en lo posible las grasas y el azúcar refinado. Los alimentos que contienen altos niveles de betacaroteno, como las frutas y verduras de color amarillo y anaranjado y las verduras de hojas verde oscuro, así como los suplementos de zinc, reducen la inflamación, además de contribuir a la regulación de los niveles hormonales.
El cromo, que se encuentra en la levadura de la cerveza, alivia el acné, claro que eso no significa que puedas salir y ponerte ciega de cerveza. La levadura de cerveza se vende en polvo o cápsulas. Los productos con levadura pueden causar problemas con las candidas vaginales y molestias intestinales, sobre todo si al mismo tiempo se toman antibióticos o la pildora anticonceptiva. Pero tomar levadura de cerveza con yogur suele evitar dichos problemas.
• Para el acné que empeora justo antes del período suele ir bien la vitamina B6, ya sea sola o, mejor aún, con otras vitaminas del complejo B o con zinc. Puede ser de ayuda tomar todos los días de 20 a 50 miligramos de vitamina B6 y una cucharada de té de levadura de cerveza, en la semana de la regla o diez días antes. Lavarse la cara con productos antibacterianos que contengan aceite del árbol del té resulta útil, no para impedir que salgan granos, sino para que éstos no se infecten, a menos que se sufra una reacción cutánea y haya que dejar el tratamiento. Tú misma puedes hacerte una buena mascarilla casera mezclando una cucharadita de postre de yogur, una cucharada de té de miel y otra de zumo de naranja o de limón. Para la piel muy seca, añade un chorro de aceite de oliva. Aplícala sobre la cara y espera media hora, y después retírala con agua templada. Si te aburres, siempre te queda el recurso de comértela para desayunar.
El estrés puede agravar el acné, tal vez porque aumenta la producción de andrógenos en las glándulas adrenales, o tal vez porque el estrés puede alterar el normal equilibrio hormonal. Sea cual sea el motivo, reducir el estrés  puede que sea la mejor cura para los granos.

Terapias naturales y Las hierbas medicinales

Los terapeutas naturistas utilizan un método que combina la alimentación, los suplementos de vitaminas y minerales, la higiene, la regulación hormonal, la salud de la piel y el control de las bacterias. Al parecer, diversas combinaciones de tratamientos surten efecto en algunas personas, pero no en otras, de modo que puede resultar complicado acertar.
Las hierbas medicinales
Los herbolarios tienen varias recetas habituales para el acné. Entre ellas se encuentra la Echinacea angustio-lia (equinácea), la Caléndula officinalus (caléndula) y la Arctium lappa (lampazo). El Vitex agnus castus también resulta útil cuando el acné es severo y se debe a irregularidades hormonales.

Las pastillas para el acné

Filed under: Acné,BELLEZA CORPORAL

Los médicos suelen recetar lociones que contienen ácido retinoico (tretinoína o Retin-A) para los granos no inflamados; o que contienen antibióticos como la clindami-cina, para los inflamados. Algunos sugieren todavía un antiguo preparado, el peróxido de benzoilo, que viene en forma de crema, gel o jabón líquido. Existen preparados modernos que contienen ácido glicólico (con frecuencia llamado ácido de frutas) y que son exfoliantes suaves que eliminan la piel muerta y mantienen los poros abiertos. Si alguna loción te provoca una reacción cutánea, deja de usarla y pide consejo al médico que te la recetó.
Las pastillas para el acné contienen isotretinoína y, más comúnmente, antibióticos como la tetraciclina. Ocasionalmente se utiliza la eritromicina si existe la posibilidad de embarazo o si se es alérgico a la tetraciclina. Para que sean efectivos, los antibióticos deben tomarse siguiendo estrictamente unas instrucciones bastante complicadas que indican cuándo y cómo.
La isotretinoína sólo puede ser prescrita por un especialista en dermatología, y no es para menos: posee varios efectos secundarios relativamente frecuentes, entre ellos el agrietamiento de los labios, dermatitis facial, irritación grave de los ojos y los párpados, hemorragias nasales a causa de la sequedad de las fosas nasales, altos niveles de colesterol y ciertas formas de eccema. Algunas personas además desarrollan fotosensibilidad y deben utilizar protección solar en todo momento. En ocasiones pueden aparecer dolores musculares y de las articulaciones, y más raramente crecimientos óseos anómalos en todo el esqueleto. A veces se ven afectadas también las enzimas hepáticas, pero vuelven a ser normales al dejar de tomar el fármaco.
Los médicos suelen insistir en que si se toman fármacos con isotretinoína también se debe tomar la pildora al mismo tiempo, porque si se produce un embarazo estos fármacos causan anomalías en el feto.

Acné en las mujeres

Filed under: Acné,Menstruación

Acné
Alrededor de la mitad de las chicas de edades comprendidas entre los 14 y los 17 años (y más o menos las tres cuartas partes de los chicos) tienen granos. Por lo general, al llegar a los 20 el problema ya se ha disipado y sólo aparece alguno que otro de vez en cuando.
El acné no es consecuencia de una piel «sucia», de la mala higiene, de los bombones, de la inminencia de una cita importante ni del pelo grasiento sobre la cara. Existen causas reales del acné, todas ellas relacionadas con el aumento de los andrógenos (hormonas masculinas) alrededor de la pubertad. Hay personas que tienen desequilibrios hormonales pero no les salen granos (lo cual resulta sumamente ofensivo para el resto). Y hay personas cuya piel simplemente parece más propensa a reaccionar mal a los andrógenos.
Otra razón de que los andrógenos puedan causar granos es que el incremento de los niveles de esa hormona en la piel puede producir un engrosamiento alrededor del poro y un aumento del sebo (grasa). Las bacterias que crecen en la superficie de la piel pueden infectar los poros y provocar una inflamación. Esto parece ser genético, de modo que cuando tengas dudas, echa la culpa a tus padres; a estas alturas ya deben de estar acostumbrados.