Ejercicios que ponen a prueba su memoria

Filed under: Ayuda psicológica

Ejercicios para hacer entre dos personas. Los resultados en ningún caso significan un diagnóstico, que siempre tiene que quedar en manos de un profesional.
1 • Cada uno escribe diez palabras en sendos trozos de papel y luego se los muestra, de a uno, al otro; que a su vez le muestra los que él escribió. Luego, cada uno hace una lista con todas las palabras que recuerda (lo óptimo, obviamente, serán 20 palabras). Lentamente se incorporan más palabras, mejorando la técnica.
2 • Uno le pide al otro que enumere productos de supermercado, ropa, animales, verduras o lo que prefiera. Es un ejercicio sencillo y de apariencia inocente, pero es una buena gimnasia mental.
3 • Uno nombra diez objetos cualquiera y el otro debe repetirlos. Cuando ya no recuerda más, comienza a facilitarle pistas que favorecen la evocación. Por ejemplo, si la palabra es “cabeza”, la ayuda será “es para apoyar el sombrero”.
4 • Uno de los participantes coloca sobre una mesa cinco, diez o veinte objetos, sin que el otro espíe. Quien tiene la memoria bajo riguroso control examinador se toma todo el tiempo que necesite para incorporarlos mentalmente y después los tiene que nombrar. Realice el ejercicio sistemáticamente y compare resultado?

Qué es la memoria?

Filed under: Ayuda psicológica

Desde el sentido común la memoria es apenas una forma de nombrar la capacidad de recordar o la habilidad para retener datos. Sin embargo, las neurociencias la ubican en el centro del conocimiento: es la adquisición, almacenamiento y evocación de todo tipo de información, complejo proceso sin el cual no es posible hablar, escribir, amar ni ejecutar los actos más sencillos, como servir un café o andar en bicicleta. Cada una de estas acciones involucra un tipo distinto de memoria, que según el contenido se clasifican en memoria de aprendizaje, de orientación, de procedimiento, episódica o semántica y según el tiempo de adquisición, memoria de corto o largo plazo. Además, existe una memoria automática: para hablar, usted no necesita pensar cómo se llama cada cosa que nombra; sin embargo, esos términos que están siempre latentes, aparecen en su conciencia automáticamente, sin que realice ningún esfuerzo especial. Y, por último, existe una memoria afectiva, a la que le han dedicado infinidad de páginas y canciones la literatura y la música. “Recordar es volver a pasar por el corazón “, poetizó el uruguayo Eduardo Galeano y ¿quién no recuerda aquello de “… en ta vida hay amores que nunca pueden olvidarse…”
“Nosotros hablamos de memorias, en plural, porque implican a todos los contenidos que aprendemos v archivamos, para usarlos en el momento necesario. Ya que están presentes en todos nuestros actos, decimos que la vida es un continuo hacer memorias”, define el neuroquímico argentino Iván Izquierdo, investigador de la Universidad de Río Grande do Sul, en Brasil.
Durante años, el mecanismo fisiológico de la memoria fue un secreto escondido en la caja negra del cerebro. En los preliminares del nuevo siglo, la ciencia arrojó suficiente luz como para describir el mecanismo de la memoria en todos sus niveles. El engranaje opera al modo de una cadena con articulaciones verdaderamente complejas. La secuencia se inicia en las sensaciones y percepciones que captan los sentidos y que transmiten sus mensajes a diversas zonas del sistema nervioso central. Este almacena entonces la información, que queda archivada al servicio de cualquier acción posterior, así sea motora o inteactual y que a veces -más o menos frecuentemente- no podemos recuperar.

En busca de la memoria perdida

Filed under: Ayuda psicológica

El de la memoria es un mecanismo complejo que aún no ha sido descifrado por los científicos. Sí, en cambio, se sabe que se puede ejercitar y mejorar, sin importar la edad que se tenga.

Es la tercera vez que cierra la puerta con las llaves adentro y termina saltando por la ventana? ¿Perdió el hilo de la conversación porque se detuvo a analizar una mancha en el techo? ¿No recuerda el nombre de su suegra? No desespere, que no todo está perdido. Antes de autocondenarse deténgase a radiografiar los pormenores de sus fallas de memoria, y muy probablemente compruebe que el culpable de sus olvidos involuntarios -y de los otros- no es la oxidación cerebral sino un número muy definido de motivos como falta de atención, distracción, tristeza, falta de motivación o exceso de trabajo, entre otros.
Existen distintos recursos y estrategias que permiten agilizar la memoria, mejorar la performance evocadora, aumentar la capacidad de almacenamiento de información y refrescar su archivo mental, tal vez excesivamente recargado o un poco polvoriento por el desuso. Salvo casos de enfermedad neu-rológica -que no constituyen el tema de esta nota- la falta de memoria no es una falla de la inteligencia; sin embargo, como opina la especialista francesa Monique de Verdilhac en su libro “Utilice su cerebro al cien por cien” , “la mala calidad de la memoria sí puede provocar que se estanque la inteligencia, es decir, la limita”.
Aunque goza de prestigio y consenso, la creencia según la cual el aprendizaje tiene fecha de inicio y de culminación, se trata de un mito. Sea cual sea su edad, siempre hay posibilidades de salpicar con un poco de aire renovador el espacio de las adquisiciones intelectuales y sumar conocimiento a las capacidades ya instaladas. El primer paso, sin embargo, es convencerse de que esto es posible. El segundo, eliminar tensiones, relajarse y gozar de la recuperación de la memoria perdida.
Pero antes de ingresar en el terreno de las herramientas superadoras para mejorar los resultados, le proponemos un breve pero necesario recorrido por el costado más teórico de los mecanismos profundos de esta función cognitiva tan importante que se llama… ¿cómo se llamaba? ¡Ah, sí!, la memoria…

 

Test de personalidad

Filed under: Ayuda psicológica

Una respuesta adecuada, a veces una simple mirada, sirven para mostrar autoridad. Sepa si usted posee esta característica de personalidad.

En estos tiempos modernos, estar atento a la contestación rápida, al recurso dialéctico que permite volcar una situación que parece contraria o negativa en un momento donde el peso cambia su sentido y es usted el que pasa a tener la delantera, no es sólo una habilidad, es una estrategia de supervivencia. Una comentario punzante, hiriente, una acotación fuera de lugar merece una respuesta superadora… o un silencio sabio. No hay otra opción. Sepa si usted maneja bien estos recursos.

1 • Las emociones fuertes:
a. lo hacen hablar muchísimo.
b. son adrenalínicas, estimulantes.
c. le cortan el aliento.
d. mejor, lejos.
2. En una cena, uno de los comensales expone ideas que a usted le parecen escandalosas. ¿Qué hace?:
a. lo calla con una réplica muy dura.
b. le efe su merecido con violencia.
c. la rabia lo ahoga y lo deja sin voz.
d. procede como si no entendiera.
3. Un niño le pide que le cante una canción de cuna para dormirse. Usted no tiene ganas de cantar ¿Que hace?:
a. canta instantáneamente.
b. lo hace sin problemas.
c. pone un CD.
d. alega -miente- un dolor de garganta.
4. Usted ha conseguido una cita
de trabajo con el máximo responsable del área:
a. expone su caso lo mejor que puede .
b. busca la oportunidad propicia y se lanza a exponer sus cualidades.

c. entrega una carpeta con su curriculum y expectativas.
d. deja que el otro haga -y diga- todo.
5. Alguien llega tarde a un encuentro con usted. La cita era en un bar:
a. le suelta un: “no hay problema”
b. evita hacer alusión a la demora.
c. miente: “Menos mal que yo llegué hace cinco minutos’.
d. indaga si tuvo algún inconveniente.
6. “Lo bueno, si breve…”
a. sí, completamente de acuerdo.
b. en cierta medida, sí.
c. a veces, tal vez.
d. no, para nada.
7. Alguien que no le agrada en absoluto hace una “aproximación amorosa”:
a. lo rechaza en forma contundente.
b. con paciencia, dice que no puede ser.
c. huye instantáneamente de su lado.
d. hace como si ni se hubiese enterado.
« Las palabras de un amigo lo hieren:
a. lo ridiculiza con presteza.
b. dobla la apuesta y hiere a su vez.
c. reacciona un par de días más tarde.
d. enmudece.
9 . Delante suyo, un personaje se vanagloria hablando de un tema. Usted sabe que es un farsante:
a. apela una frase sutilmente humillante.
b. se “engancha” con el tema propuesto.
c. se mete rápidamente en la conversación y despliega todos sus reales conocimientos en la materia para ponerlo rápidamente al descubierto
d. no atina a decir nada.
10. Le gustaría ser principalmente conocido por su fama de:
a. enérgico.
b. encantador.
c. talentoso.
d. exquisitamente sensible.

Si usted tiene mayoría de respuestas “a”: Tiene un gran ojo para sacar cuáles son los defectos de los demás y escarbar en ellos con gran velocidad y presteza. Esto es peligroso, porque un afán de figuración puede no hacer medir las situaciones que vive. No siempre hay que ser brillante.
Si usted tiene mayoria de respuestas “b”: Todo bajo control. Usted sabe dominar sus emociones, pero también actuar de manera vehemente y directa cuando la situación lo requiere. Por exceso de confianza a veces habla de más. Si usted tiene mayoría de respuestas “c”: La palabra precisa, la sonrisa perfecta. Está convencido que hay un modo exacto de manifestar los fuegos y remansos interiores. Y, por acaso, siempre tiene a mano su sonrisa.
Si usted tiene mayoría de respuestas “d”: Silencio de radio. Poco afecto a la reacción intempestiva, se toma su tiempo para la réplica. Muchas veces, esa parsimonia en responder es tomada como un gesto de debilidad.

El alcoholismo y sus consecuencias

Filed under: Ayuda psicológica

Muchas son las causas por las que se comienza a tomar bebidas alcohólicas. Sólo uno es el camino que permite superarlas.

Cualquier persona puede hacerse alcohólica sin importar el sexo o la clase social.
Tomar unas copas ocasionalmente no tiene nada que ver con lo patológico.
Las consecuencias no sólo son físicas y psíquicas, sino también sociales. Por ejemplo, la mayoría de las muertes en accidentes automovilísticos se debe a conductores alcoholizados.
El alcohol es una sustancia de rápida absorción, que pasa casi instantáneamente a la sangre, de ahí la rápida manifestación de sus efectos (mareos, desinhibición, etcétera).
Un vaso de whisky tarda tan sólo cinco minutos en llegar a la sangre y viajar hacia el corazón, donde es distribuido a todo el organismo en un lapso de diez a treinta minutos.
Cuando el organismo no puede metabolizar la cantidad que de alcohol que se ingirió, comienzan a manifestarse los síntomas del alcoholismo. Una persona es alcohólica cuando el consumo se hace compulsivo, estableciéndose la adicción.
Una borrachera, según señalan los especialistas, puede producir la muerte, cuando el grado de alcoholemia sobrepasa los 5 gramos de alcohol por litro de sangre.
Los medicamentos tranquilizantes, el ayuno o la fatiga aumentan notablemente la sensibilidad y las consecuencias de un consumo excesivo de alcohol.
No se da de la noche a la mañana: es un proceso de crisis en el cual se encuentra al alcohol como única salida.
No es una enfermedad hereditaria. Sin embargo, bs especialistas afirman que la educación que se recibe en el entorno familiar -respecto a los ejemplos- es importante, ya que juega un factor preponderante en la adultez.
El alcoholismo es una enfermedad, del mismo modo que también lo es la diabetes o la hepatitis.
Algunos de los síntomas más comunes: beber a escondidas, mentir acerca de la cantidad que se bebe, falta de apetito, cambios bruscos de humor, insomnio continuado, temblores en las manos que desaparecen después de beber.
Los trastornos físicos que produce el alcohol en exceso son múltiples y dependen del grado de enfermedad en cada persona: • Aparato digestivo: ulceras, gastritis, cirrosis hepática, pancreatitis, hepatitis, etc.

• Sistema Nervioso: calambres, ceguera, desequilibrios, atrofia muscular, etc.

• Sistema circulatorio: disminución de las funciones del corazón, circulación defectuosa de la sangre, etc.
El alcoholismo es una enfermedad familiar: no sólo el alcohólico es quien padece la situación sino toda la familia.
Los especialistas enfatizan que una persona alcohólica no se cura, sino que puede controlarse y ser controlada.
Un alcohólico no es libre para dejar de beber, es un enfermo que sufre dependencia con el consumo de bebidas, pese a las consecuencias nocivas que esto le ocasiona, y de las que él -en la mayoría de los casos- es consciente.
Los mitos sobre los efectos y las propiedades del alcohol se diversifican y aumentan dependiendo de las culturas: el alcohol no posee vitaminas ni se debe ingerir en mayor cantidad cuando hace frío, no da fuerza ni virilidad, no es medicinal, etc. Se debe considerar una sustancia adictiva.

El alcohólico debe convencerse de que nunca más podrá beber sin caer nuevamente en la adicción.
Alcohólicos Anónimos es una organización mundial de alcohólicos recuperados, que actúa como grupo de ayuda.
Para estos casos, el apoyo es primordial, ya que según explican los profesionales no basta con el apoyo de la familia para ayudar al alcohólico: sino que toda la familia debe ayudarse mutuamente para derrotar este problema.

Ayuda psicológica gratuita

Filed under: Ayuda psicológica

Ayuda psicológica para todos.
El Centro de Asistencia en Psicología, desde el momento de su fundación es atendido por profesionales, que reciben consultas de niños, adolescentes y adultos. Los interesados, así como los familiares o amigos de la persona con problemas psicológicos, pueden recibir asesoramiento telefónico y una entrevista de orientación sin cargo.