Como aliviar el dolor menstrual

Filed under: Dolor menstrual

1. Sentarse cómodamente en el piso y dejar caer la cabeza hacia adelante, hasta tocar el mentón con la parte superior del pecho. Luego, suavemente, elevar el mentón de tal modo que la cabeza caiga hacia atrás, hasta sentir que la tensión en el cuello cede. Luego, con la cabeza hacia atrás, rotarla hacia un lado y hacia el otro. Realizar asimismo la rotación completa de la cabeza, hacia ambos lados. Este movimiento debe repetirse una y otra vez, hasta advertir la flojedad y relajación completa de la zona. Paralelamente al trabajo corporal, es imprescindible estar concentrada en los objetivos que se quieren obtener en lo inmediato; en este caso la eliminación rápida y efectiva de ese dolor que la ataca sin descanso.
2. El próximo ejercicio fue denominado por los especialistas “espalda de gato” debido a la similitud de la postura que se va a adoptar con una curvatura muy usual en el felino. Básicamente consiste en arrodillarse y apoyar las manos en el suelo y redondear la espalda (arquear hacia afuera), mientras se acompaña con la respiración, en este caso inhalando. Sostener esta postura unos segundos y uego arquear la espalda hacia adentro, dejándose caer como un gato, mientras se exhala lentamente el aire. Continuar elevando y bajando hasta sentir el alivio esperado.
3. Acostarse con los brazos extendidos a ambos costados del cuerpo. Haciendo suavemente fuerza con ellos, suavemente separar la región lumbar del suelo para luego apoyarla lentamente. Repetir cuatro o cinco veces.
4. Sentarse derecha en el piso con las piernas estiradas hacia adelante. Flexionar las rodillas hacia los lados sin separarlas del piso,  tratando de mantener los pies en contacto uno con el otro. Aunque no se logre y en algún momento las rodillas se eleven, el resultado igual se habrá obtenido.
5. Partiendo de la misma posición inicial anterior, inclinar el torso hacia adelante, manteniendo la espalda derecha, y el rostro mirando hacia el frente. Mantener un momento esta posición mientras se respira normalmente.
Antes de dar por finalizados los ejercicios, dejar pasar unos minutos para recuperarse y enfriarse. La frecuencia cardíaca y el pulso deben normalizarse. Es importante destacar que si la primera vez no logra aliviar el malestar, debe repetirlos en otro momento o al día siguiente, ya que es común que el cuerpo presente cierta resistencia inicial.

Aliviar dolor menstrual

Termine de una vez con el dolor menstrual.
Para muchas mujeres, la menstruación es sinónimo de dolor. A través de una técnica de relajación diseñada por especialistas en meditación se puede poner punto final a este trastorno.
Si bien no se trata de una constante que se repite en todos los casos, la llegada del período menstrual suele estar acompañada por molestias de diversa índole. Muchas de ellas se relacionan con lo psicológico-emocional, mientras que otras, más concretas, se manifiestan como agudos e incapacitantes dolores. Las molestias menstruales abarcan la zona ovárica y pueden ir acompañadas de dolor de espalda y cefaleas. Durante varios días se convive con este cuadro que aparece mes a mes y se combate con analgésicos que a la larga provocan problemas digestivos. Los siguientes ejercicios reconocen su origen en las posiciones del yoga, que han sido modificadas para generar alivio muscular de manera casi instantánea, permitiendo que la mujer pueda realizar todas sus actividades sin verse afectada por el dolor. Precisamente, el presente programa de ejercicios ha sido diseñado para ponerse en práctica durante los momentos de máximo dolor, y así poder aliviar la tensión de la zona afectada, y no requiere de un horario o lugar preestablecido de realización.

Ataques de asma

ATAQUES DE ASMA Y MENSTRUACIÓN.
El estrógeno también es fundamental para el correcto funcionamiento de los pulmones.
Las mujeres controlan sus períodos por muchas razones, una de las cuales es la de evitar sorpresas como el embarazo. Pero he aquí una sorpresa que las asmáticas desconocen: ataques de asma relacionados con sus ciclos menstruales. Las mujeres constituyen alrededor del 60 por ciento de los asmáticos adultos, pero un número desproporcionado de ellas sufren ataques graves y conforman el 75 por ciento de los hospitalizados por este mal. A raíz de que estudios previos eludieron la conexión estrógeno-asma, los científicos se preguntan si las fluctuaciones diarias o mensuales de esta hormona pueden ser un factor determinante.
Los investigadores que trabajan en un departamento de emergencias, donde aparecen a menudo las mujeres con ataques graves de asma, dividieron un ciclo menstrual de 28 días en cuatro intervalos semanales, basados en las fluctuaciones típicas en los niveles de estrógeno, y tomaron nota del estado de cada paciente al arribar. Descubrieron un patrón dramático: casi la mitad de las 182 mujeres se encontraban en los 3 días precedentes o en el primero a cuarto día de la hemorragia. Según el doctor Emil M. Skobeloff, autor del estudio “lo que vimos es la respuesta pulmonar al repliegue del estrógeno. Este parece beneficiar a los pulmones de las asmáticas de dos maneras: calma la exagerada reacción destructiva del sistema inmunológico con respecto a los detonantes, y hace menos espasmódicos a los pulmones.”

Cervicitis

Cervicitis.
Es una inflamación de las células del cérvix, normalmente debido a una infección crónica. Un síntoma comíin es el flujo vaginal, que puede ir acompañado de dolor o contener algo de sangre pardusca y desprender mal olor.

Displasia cervical

Displasia cervical y cáncer.
Tanto el cáncer cervical como la displasia cervical se detectan mediante una citología. La displasia cervical es un «estado precanceroso» que significa que las células están cambiando y con el tiempo pueden volverse cancerosas si no se las trata. La displasia es más común entre los 30 y los 40 años de edad; el cáncer cervical aparece con mayor frecuencia alrededor de los 50. Ambos problemas causan pocos síntomas, y para cuando se empieza a sangrar pueden estar bastante avanzados. Pueden evitarse haciéndose citologías con regularidad.

Ectropion cervical

Anormalidades del cérvix.
Las anormalidades del cérvix pueden causar sangrado y/o dolor.
a) eversión/ectropion cervical.
Si las células que normalmente revisten el canal cervical crecen hacia abajo y sobre las áreas exteriores del cérvix, dicho «rebosamiento» se denomina eetropion o eversión cervical. Estas células no son tan duras como las células normales del cérvix, y por lo general sangran con más facilidad, sobre todo al contacto.

Polipos en el utero

Polipos en el utero.
Un pólipo es un crecimiento excesivo de un tejido, que está sujeto por un tallo o pedículo. Puede aparecer en el cérvix y en el endometrio. Las células del pólipo con frecuencia son normales, pero pueden sangrar con facilidad. Los pólipos sangran a menudo después de las relaciones sexuales o al examinarlos un médico. Las mujeres mayores de 40 años que tienen pólipos cervicales también pueden tenerlos endometriales.

Cancer de utero

Cáncer de útero.
El cáncer de útero (comúnmente del endometrio) es más probable después de haber cumplido los 40 años. Entre sus síntomas se encuentran un sangrado anormal o recurrente entre menstruaciones, después de tener relaciones sexuales o tras la menopausia. Guando se tienen más de 40 años, estos síntomas, por leves o pasajeros que sean, siempre deben investigarse.

Hierbas plantas medicinales

Hierbas plantas medicinales
Las mujeres mayores, o las que han tenido embarazos repetidos, a menudo desarrollan síntomas similares al síndrome de congestión pélvica, causados por prolapsos del útero o del suelo pélvico. La hierba específica en este caso es la Aletris farinosa (aletris), la cual contiene también componentes amargos y es un tónico general. Resulta ideal para mujeres que están cansadas y que sufren un dolor pesado y sordo, prolapsos o dolores en la zona baja de la espalda.

Tipos de hierbas medicinales

Tipos de hierbas medicinales
La Hamamelis virginiana (hamamelis), el Aesculus hippocastanum (castaño de Indias) y el Ruscus aculeati(rusco) se emplean para tratar cualquier problema relacionado con la congestión venosa o con la inflamación de los vasos sanguíneos. Estas hierbas tienen efectos antiinflamatorios, antihemorrágicos y astringentes, y resultan útiles cuando la congestión pélvica va acompañada de reglas abundantes, o cuando se ven afectados otros vasos sanguíneos y también existe un problema de hemorroides o venas varicosas.