La fase luteínica

Filed under: Fase luteínica

La ovulación va seguida de la fase luteínica. Esta etapa del ciclo toma su nombre del corpus luteum, lo que queda del folículo en el que se desarrolló el óvulo. El Corpus luteum, influido por el círculo de realimentación, ahora comienza a segregar cantidades cada vez mayores de progesterona y, tras un descenso inicial, niveles bastante constantes de estrógeno.
Dicha tase luteínica se corresponde con la fase secretora del en-dometrio. La progesterona y el estrógeno actúan juntas sobre el endometrio para transformarlo en un tejido «secretor» que va creando un grueso tejido rico en glucógeno, en el cual pueda anidar y desarrollarse un óvulo fecundado.
Si el óvulo no es fecundado, el corpus luteum se degrada tras su trabajo de dos semanas fabricando estrógeno y progesterona, y la producción hormonal desciende. Una combinación de factores, entre ellos los niveles hormonales, los cambios en la sangre y los tejidos y la actividad de las prostaglandinas, hace que el endometrio, que para entonces ya ha alcanzado su máximo grosor de unos S milímetros, degenere. Las contracciones uterinas lo ayudan a desprenderse en forma de menstruación. Bienvenida a la fase menstrual.