Cita con el medico

Entre los médicos a evitar se encuentran los que fuman durante la consulta, los que quieren jugar a desnudarse contigo como parte del diagnóstico, los que dicen cosas como «Déjalo en mis manos, pequeña, no es necesario que conozcas los detalles» y los que insisten en que no hay nada de valor, en ninguna circunstancia, en las terapias naturales. He aquí algunos trucos para acotar la búsqueda:
Busca un médico comprensivo, inteligente y que esté al día. Pregunta por ahí y luego toma la decisión tú misma.
Pregunta siempre que no entiendas algo y no dejes de hacerlo hasta que lo entiendas. La culpa no es tuya, sino del médico por no explicarse con claridad.
Toma notas para poder revisarlas más tarde. Si se te pide que asimiles de golpe un montón de información, sobre todo la primera vez, puedes terminar saliendo de la consulta con la cabeza embotada, y después sólo te acordarás de cuando el médico dijo algo así como: «Me temo que sufre usted mixoma-tosis.»
Las primeras consultas con el especialista suelen durar media hora, para que el médico pueda explorar a fondo tu historial de salud. Las siguientes consultas varían.
Busca una segunda opinión, u otras más, si te sientes insegura o insatisfecha con lo que te haya recomendado un médico o cirujano.
Cuéntale siempre al médico todo lo que consideres importante para tu problema. Ello, desde luego, significa mencionar otros medicamentos, hierbas medicinales o suplementos que estés tomando.
Sigue siempre al pie de la letra las instrucciones acerca de la administración de los medicamentos. 101 hecho de que al tomar 10 miligramos más te sientas mejor no significa que 20 miligramos vayan a hacerte el doble de efecto. Al escoger un especialista para tu problema particular, investiga todo lo que puedas acerca de su experiencia, su pericia y su estilo. No tengas miedo de acudir a más de uno antes de decidirte. Averigua si tu cirujano posee experiencia en las más modernas técnicas de especialización o es más bien un ginecólogo general. Para problemas complicados, como la endometriosis, el síndrome de ovario poliquístieo (SOP) o niveles altos de prolactina, busca el asesoramiento de un ginecólogo, un cirujano de ginecología o un endocrinólogo especializado en tu problema concreto. Si tienes que operarte, es posible que el cirujano te visite después de la intervención, mientras tú todavía estás adormilada. Puede que más tarde no te acuerdes del informe que te traiga. Para informarte plenamente de lo sucedido durante tu operación y de las implicaciones para el futuro, haz que alguien tome notas por ti, organiza una llamada telefónica para un momento más adecuado o insiste en concertar una cita en cuanto estés restablecida.
Siempre debes decir al médico si estás embarazada, si lo estás intentando, si no te importaría estarlo o si no te tomas de manera muy estricta el asunto de los anticonceptivos.

Temperatura almacenamiento medicamentos

Filed under: Guia de remedios

MEDICAMENTOS:
¿Cómo conservarlos?
1. Guárdalos en un lugar fresco y seco.
2. Mámenlos fuera del alcance de los niños.
3. Nunca los cambies de su frasco original a otro envase.
4. No los mezcles con otros medicamentos.
5. Lee la fecha de caducidad y nunca los tomes después de esa fecha.
6. Cuando hayan expirado échalos a la basura.
7. No utilices ningún medicamento cuya etiqueta no puedas   leer  con claridad.
8. Manten alejados los fármacos de uso interno de las sustancias de uso externo.