Agonistas de la GnRH

Posibles efectos secundarios.
Son comunes los síntomas menopáusicos como sofocos, sequedad vaginal y dolores de cabeza; algunas mujeres tienen dificultades en sus relaciones sexuales debido a la sequedad vaginal, y otras, ya que hablamos de ello, sienten poco o ningún interés por mantenerlas.
Al empezar a tomar agonistas de la GnRH se da una temprana y significativa pérdida de densidad ósea. La densidad ósea radial (que se mide en la muñeca) no se ve afectada, pero la de la columna vertebral muestra cambios constatables. Para algunas mujeres, esto puede no ser reversible y debe tenerse en cuenta a la hora de decidir tomar agonistas de la GnRH. El estrógeno y la progesterona juntos pueden prevenir la pérdida de densidad ósea, pero agravar el problema para el que fueron recetados los agonistas de la GnRll.
Hay personas que desarrollan quistes ovárieos en los dos primeros meses de tratamiento con agonistas de GnRH, sobre todo si cuentan con un historial anterior de síndrome de ovario poli-quístico. Dichos quistes a menudo desaparecen por sí solos conforme avanza el tratamiento, pero pueden hacerse lo bastante grandes para requerir cirugía u obligar a dejar el fármaco.
Qué tomar con los agonistas de la GnRH
• Las mujeres que toman agonistas de la GnRH deben cerciorarse de que ingieren cantidades suficientes de calcio y magnesio.
• Los estrógenos de plantas pueden ayudar a contrarrestar los síntomas menopáusicos provocados por los fármacos.

Fármacos que bloquean las hormonas

Agonistas de la GnRH.
Hacemos una pausa para transmitir un breve mensaje sobre cómo funciona el organismo. El hipotálamo, una glándula que se encuentra en el cerebro, libera una hormona llamada hormona liberadora de gonadotropina (GnRII). y ésta le indica a la glándula pituitaria que empiece a bombear importantes hormonas que ponen en marcha el ciclo menstrual: hormona luteinizante (LH) y hormona foliculoestimulante (FSII).
Los fármacos que poseen una estructura química similar a la de la GnRH se llaman análogos de la GnRII, y pueden imitar la acción de dicha hormona o hacer que el organismo deje de fabricarla. Cuando se toma de forma continuada, un análogo de la GnRH interrumpe la ovulación y entonces se denomina agonista de la GnRII (agonista quiere decir «competidor»). Estos fármacos se emplean principalmente para tratar la endometriosis y los quistes fibroides.
Los agonistas de la GnRH suelen utilizarse para reducir el tamaño de los fibromas y la cantidad de vasos sanguíneos que los rodean antes de una miomectomía (extirpación quirúrgica de un fibroma). Resulta útil simplemente porque reduce la hemorragia y facilita la extirpación de un fibroma más pequeño. Otra ventaja es que reduce los períodos abundantes antes de la operación, lo cual permite hacer frente a una posible anemia antes de proceder a la cirugía. A menos que tras el uso de los agonistas de la GnRII se lleve a cabo una operación, el fibroma volverá a crecer al dejar de tomar el fármaco.
Cuando se administra para tratar la endometriosis. este fármaco induce un estado menopáusico transitorio. Los agonistas de la GnRH son igual de efectivos que el danazol a la hora de reducir los síntomas y el tamaño de los implantes endometriales, y se dice que los efectos secundarios son menos severos.
Los quistes endometriales suelen recuperar su tamaño inicial cuatro meses después de dejar el fármaco, lo cual hace necesario aplicar algún tratamiento adicional. I.os agonistas de la GnRII no tienen más ventajas a la hora de mejorar la fertilidad.
Los agonistas de la GnRH también se han probado en combinación con la pildora para los síntomas premenstruales. Esta clase de tratamiento es polémica porque son fármacos muy fuertes, y se reservan para casos realmente agudos de SPM. Muy ocasionalmente se utilizan para sangrados anómalos que no han respondido a otro tratamiento.
I.os agonistas de la GnRH no pueden tomarse en forma de pastillas debido a su composición química, de modo que se administran en inyecciones (Zoladex), normalmente una vez al mes, o bien como inhalador nasal (Synarcl). Producen un estado menopáusico e interrumpen los períodos mientras se usan. Por lo general, la ovulación vuelve al cabo de un mes después de dejarlos.

Desequilibrio hormonal en la mujer

Domesticar las otras hormonas disparadas.
La hormona luteinizante.
Un exceso de hormona luteinizante (LH) hace que haya un sobrante de andrógeno, y cuando disminuyen los niveles de LII, también disminuyen los andrógenos. Hay tres hierbas que ejercen un impacto directo sobre la hormona luteinizantc: CAmicifuga raoemosa (eimicífuga), el Ilumulus lupulus (lúpulo) y el Lycopus virginicus (licopo de Virginia). El lúpulo y la eimicífuga son especialmente dicaces; se toma lúpulo cuando el sindrome ovario poliquistico va acompañado de estrés y tensión nerviosa. Estas dos hierbas también inhiben el efecto del estrógeno. El Lycopus virginiana suele administrarse para tratar el hipertiroidismo, pero también reduce los niveles de LII y de la hormona foliculocstimu-lante (FSH). Sólo debe tomarse a corto plazo, y debe evitarse si se está intentando ovular normalmente de nuevo. Recuerda, además, que no debes automediearte.

Crecimiento excesivo del vello

Reducir el crecimiento excesivo del vello.
Si te preocupa que te crezca el vello, tu objetivo son los niveles de andrógenos. Consulta el apartado sobre el exceso de andrógenos. más adelante, para saber qué tratamiento aplicar.

Hierbas naturales

Hierbas naturales.
Las hierbas nervinas pueden calmar el estrés e impedir que las hormonas se descontrolen. Entre las mejores se encuentran el Hypericum perforatum (hipérico), la Leonorus cardiaca (agripalma) y la Verbena officinali (verbena).

Suplementos de hierro

Suplementos de hierro
La anemia puede ser tanto la causa como el resultado del sangrado uterino anormal. Algunas investigaciones demuestran que las mujeres que sufrían períodos abundantes también presentaban una deficiencia de hierro, pero no necesariamente anemia. Los investigadores supusieron que los períodos abundantes se debían a una relativa debilidad tanto de los músculos del útero como de los vasos sanguíneos del endometrio, que eran incapaces de detener la hemorragia contrayéndose.

Terapeuta naturista

Tu terapeuta naturista podrá hacer un diagnóstico y fijar un tratamiento basado en una superposición de dichos problemas. Por ejemplo, los problemas relativos al tono del tejido del útero pueden darse cuando existen deficiencias nutricionales, sobre todo de hierro, y cuando hay una falta general de vitalidad.

Hormonales en la mujer

Puede que te diagnostiquen que sufres períodos abundantes debido a un desequilibrio de todo tu organismo cuyo origen se encuentra en una de las causas siguientes: deficiencias nutricionales; debilidad y falta de vitalidad que da lugar a un desequilibrio del sistema y (normalmente) la tendencia a sufrir de Frío; congestión en el hígado caracterizada por irritabilidad y dolores de cabeza, y una tendencia a sufrir de Calor.

Problemas hormonales en la mujer

Puede que te diagnostiquen un problema uterino causado por cualquiera de los siguientes factores: un tono uterino anormal, un desequilibrio en las prostaglandinas, o un exceso de Calor. Frío, Sequedad o Humedad en el útero. (Éstos son conceptos de la terapia natural tradicional que se emplean para describir la constitución general de una persona.)

Problema hormonal

Sin intención de que suene atronadoramente obvio, si no hay pruebas de irregularidad hormonal, no vas a necesitar remedios para regular las hormonas.
Los terapeutas naturistas pueden emplear diversas valoraciones clínicas para evaluar las causas y el tipo de tratamiento para los períodos abundantes que se deben a una menorragia funcional. Puede que los problemas se limiten al útero o que formen parte ele algo que tenga que ver con tu estado constitucional.