Huevo podrido

¡Huevo podrido es!
Muchas veces pasa que al escoger un huevo para realizar un postre, por ejemplo, nos encontramos al abrirlo con que no está en buen estado. Por eso y para comprobar si el huevo que tenía almacenado aún es fresco, ponga en un vaso con agua una cucharadita de sal, disuélvala bien y coloque el huevo. SI se va al fondo significa que está fresco, pero si flota, quiere decir que ya no se puede consumir y debe desecharse.