La hipoglucemia funcional

Cuando las cosas van bien, tomas una comida equilibrada que hace que tus niveles de azúcar en la sangre se eleven de forma saludable. Luego se produce un descenso suave y ondulante de los niveles de azúcar hasta la siguiente comida equilibrada, de manera que los niveles siempre se mantienen bastante estables.
Pero si ingieres demasiado azúcar o alimentos fáciles de me-tabolizar, los niveles de azúcar de la sangre suben muy deprisa. De forma que el organismo, para compensar, hace descender demasiado el azúcar… y de pronto te sientes agotada, de mal humor y hambrienta aunque te hayas zampado una barrita de chocolate hace poco.
Luego, cuando vuelves a comer, se repite el mismo proceso, y terminas en una especie de montaña rusa denominada hipoglu-cemia funcional. El término hipoglucemia sólo significa bajos niveles de azúcar en la sangre. La hipoglucemia funcional se refiere al efecto de subida y bajada. (La hipoglucemia funcional suele ir acompañada de otros problemas, debidos a largos períodos de estrés o de ansiedad. Entre ellos se encuentran el síndrome de fatiga crónica y el síndrome de fatiga posviral.)
Los síntomas que pueden deberse a la hipoglucemia son muy variados. La hipoglucemia verdadera debe empezar a reaccionar a la dieta que se prescribe al cabo de una semana; si no es así, hay que buscar otras razones de los síntomas. Por ejemplo, si discutes una vez con tu novio, ¿significa eso que necesitas un novio nuevo?
Síntomas
• Cansancio, pereza mental o temblores que desaparecen cuando comes algo.
• Cansancio o irritabilidad nada más levantarte por la mañana si las comidas se toman tarde.
• Ansiedad por los dulces.
• Tener hambre todo el tiempo o poco después de haber comido.
• Dolor de cabeza cuando se retrasan las comidas.
• Sensaciones inapropiadas de ansiedad o incapacidad que desaparecen después de comer.
• Despertarse en mitad de la noche sintiendo verdadera hambre.