Las hormonas

Filed under: Hormonas,La regla

Constantemente, dentro de la fábrica que es nuestro cuerpo, estamos produciendo las hormonas sexuales que, en cantidad diversa, establecen un ciclo menstrual regular. ¡El ardiente animal sexual que somos!
Son muchas cosas las que suceden en los diversos departamentos en funcionamiento de nuestra fábrica. Los más importantes son las glándulas endocrinas, situadas en el hipotálamo y la pituitaria, dentro del cerebro, y las de los ovarios. Éstas son responsables de la producción de hormonas y de la regulación de Jos ciclos. (En ocasiones, esta producción de hormonas interdepartamental se denomina «unidad hipotalámica-pituitaria-ová-rica» o bien «eje hormonal», o bien «esa cosa que tiene un nombre tan largo».)
Las glándulas endocrinas trabajan juntas enviando mensajes por medio de hormonas y estableciendo un «círculo de realimentación», lo cual significa que cuando desciende el nivel de una hormona se dispara la producción de otra, y cuando se dispara esa otra hace que descienda una distinta, de modo que el ciclo continúa un mes tras otro.
El círculo de realimentación funciona más o menos del siguiente modo: durante el ciclo, el hipotálamo produce hormona liberadora de gonadotropina (GnRII), la cual recuerda a la pituitaria que debe fabricar hormona luteinizante (LH) y hormona fo-liculoestimulante (FSH), la cual indica a los ovarios que liberen estrógeno y progesterona, que son hormonas reconocidas por el hipotálamo, el cual a su vez produce GnRH de nuevo… y todo se repite igual, con la misma secuencia, una y otra vez, como una pescadilla que se muerde la cola.

¿Qué es la regla?

Filed under: La regla

Es la eliminación regular del endometrio —el revestimiento del útero— una vez al mes, para la mayoría de nosotras. Parece sangre, y lo llamamos sangre, pero está formado por otros teji^ dos y secreciones además de sangre, procedentes del interior del útero.
La mayoría de los libros de texto y de los médicos hablan de los períodos en relación con el embarazo: «Esto… Si no se produce el embarazo, dará comienzo la menstruación», dicen, lo cual implica que el embarazo es lo habitual y que el período es el premio de consolación. Algunos autores varones melodramáticos incluso se referían a los períodos como «el útero que llora». En cambio, muchas de nosotras no consideramos el período como una oportunidad perdida de concebir, sino más bien como un alivio por no haberse producido el embarazo.