Consejos para encontrar un maquillaje adecuado para la piel

¿Buscas un maquillaje que mejore el aspecto de tu piel y quede natural? Nuestro panel de expertos ha probado diez maquillajes compactos en crema o polvo-crema.
Te contamos los resultados para conseguir un maquillaje natural tienes que escoger un buen producto. Que mejore el aspecto de tu piel y que unifique su tono. Este mes nos hemos centrado en un tipo concreto de maquillaje: el compacto en crema o polvo-crema. Esto es lo que puedes exigir a un producto de calidad:
Que se aplique con facilidad. La esponja tiene que extenderse fácilmente sobre tu piel. Para lograrlo, los maquillajes tienen siliconas. Con ellas se facilita la extensión del producto y se consigue una aplicación uniforme: sin pegotes ni zonas más oscuras.
Que dé luminosidad a tu piel. Eso se consigue con un tipo de pigmentos especiales, llamados difusores de la luz. Estos pigmentos emiten un brillo tornasolado que da luminosidad a tu piel.
Que sea cubriente, para disimular las pequeñas imperfecciones. Unos ingredientes -el óxido de titanio, el óxido de zinc, etc.- se encargan de que así sea. Pero deben incorporarse micronizados, es decir, lo suficientemente pequeños para no taponar los poros y no crear un efecto máscara. Así también permiten la transpiración de la piel.
Que presente una superficie uniforme. Antes de usar el producto, fíjate en que no tenga puntos de color en su superficie. Estos puntos podrían traducirse en una mala distribución del color en tu piel.
Que absorba el exceso de sebo y sudor, dejando tu piel mate y sin brillos. Esta es la función de ingredientes absorbentes como el caolín, el talco o el COg Ca (carbonato calcico).
Que hidrate tu piel y evite la sensación de sequedad o de tirantez. Para eso se añaden ingredientes emolientes y humectantes.
Que permanezca inalterable sobre la piel una media de cinco o seis horas , aunque este promedio depende mucho de la temperatura, la humedad, el tipo de piel, etc.
Que contenga filtros solares que te protejan de las radiaciones UVA y UVB.

Maquillar el rostro

Para entendernos mejor, el rostro tiene una forma geométrica, redondo, cuadrado, triangular, etc., que es lo primero que “salta” a la vista. ¡Cuántas veces hemos pensado en nuestro interior: “esta mujer tiene una cara muy redonda, o qué cara tan cuadrada…*’! Entonces, inconscientemente, acabamos de establecer su clasificación geométrica.

Maquillajes juveniles

Su reacción puede, entre otros matices, dividirse en dos: o se aferra a los maquillajes juveniles, cayendo entonces en una exageración y una extravagancia impropias de su edad, o por el contrario pierde todo el interés por su arreglo personal, descuidándose casi por completo.
Hay que buscar el equilibrio y razonar con lógica. Una silueta bien cuidada y un espiritu joven pueden hacer aparentar menos edad de la que en realidad se tiene. No hay pues motivo para prescindir del maquillaje y se puede seguir la moda, si ésta no es extravagante o estridente.