Medicina homeopática con mercurio

Filed under: Medicina homeopática

Mercurio, un toxico saludable.
Además de llenar termómetros y barómetros, este metal en otras dosis altamente tóxico, es muy valioso en medicina homeopática.
Aunque fuera naturalmente tóxico, en la antigüedad se recetaba mercurio en el tratamiento contra la sífilis y para favorecer las secreciones del organismo. Se trata de un mineral que en la actualidad se emplea en termómetros y empastes dentales, pero fue descubierto en el año 1500 A.C. Conocido por las viejas comunidadades egipcias, hindúes y chinas, se encuentra en la profundidad de las rocas. El mercurio es un mineral que abunda en España, Italia, Estados Unidos, Perú y China y suele alearse con el cinabrio, el que puede hallarse cerca de las chimeneas volcánicas y en los manantiales de agua termal.
Hay una serie de cuadros que a través de la homeopatía pueden curarse con mercurio: afecciones de garganta y boca, como, la amigdalitis o inflamación de las amígdalas.
Generalmente, la molestia se presenta con mal aliento o halitosis, la garganta aparece dolorida, inflamada y roja, la saliva provoca ardor al tragar, en la lengua, que puede estar hinchada, se perciben las marcas de los dientes y generalmente se advierte una tendencia a dejar escapar demasiada saliva durante el sueño. Las caries y los dientes flojos son muy comunes en los pacientes que necesitan ser tratados con mercurio; además las gingivitis -encías inflamadas- se presentan con demasiada frecuencia.
Otros cuadros que mejoran con este remedio: la tos espas-módica, las neuralgias intensas, la fiebre con sudoración abundante que enfría la piel al evaporarse, el dolor en las articulaciones y las molestias de oídos con supuración.
El remedio que estamos analizando ejerce una excelente acción sobre las afecciones oculares, por ejemplo, la conjuntivitis crónica acompañada de los palpados rojos, hinchados y pegados, los ojos que pican y se ven llorosos y doloridos. Por otro lado, los problemas nasales originados por resfríos o cuadros de alergia, con mucosidad acuosa y abundante, responden positivamente a dicho mineral.
Este medicamento también actúa sobre la piel. Resulta muy adecuado para eliminar afecciones como las lesiones en el cuero cabelludo, las erupciones o ampollas en la dermis y llagas o úlceras que producen una exagerada picazón.
En cuanto a la personalidad de los individuos que responden al upo de Mercurio: suelen ser introvertidos y cerrados y tienen un intenso fondo emocional y aunque aparentan ser indiferentes y arrogantes, en realidad, tienen una sensación de precipitación que les resulta difícil reprimir y luego deben pagar las consecuencias que se desencadenan.
El temperamento del “candidato ” a funcionar bien con Mercurio habla de un ser mentalmente inquieto y ansioso y con una gran necesidad de orden y estabilidad. Su profunda inseguridad, habitualmente. los vuelve sumamente cautelosos en el trato con los demás y son realmente sensibles a las críticas y al hecho de que los contradigan, lo cual en más de una ocasión los hace encolerizar, y sentir el impulso de pelearse con quien los ha ofendido.
Particularmente en relación con los miedos, la salud de la familia, los ladrones, la locura, la muerte y las tormentas son los hechos que suelen obsesionarlos.
Finalmente: les gustan las bebidas frías, la leche, el pan con manteca y entre los cítricos, especialmente los limones. En cambio, no pueden probar la carne, los alimentos dulces y el café, el alcohol -salvo la cerveza- y la sal. Un dato curioso: estas personas siempre tienen hambre.
OTROS NOMBRES: Azogue.
ORIGEN: Mineral.
DOSIS: 200c, 1000c.
FRECUENCIA: Hasta la eliminación del problema.
FORMAS DE USO: Glóbulos, tintura madre.