La cal en el agua

El agua calcárea puede aumentar la susceptibilidad de la piel.

• ¿Pieles secas = pieles sensibles?: Aunque las pieles secas son frecuentemente mucho más sensibles que las pieles mixtas o grasas, la piel seca posee normalmente una hlpersensibllidad genética. De todos modos, también puede darse el caso de pieles grasas localmente sensibilizadas, ya bien por causas internas -embarazos, etc.- o por razones externas – por ejemplo, el clima, la polución, etc.-.

Pieles intolerantes

• Estrés: la sensibilidad epidérmica puede alterarse por circunstancias de estrés o agotamiento. Los desequilibrios en el sistema nervioso disminuyen la capacidad defensiva de la epidermis, por lo que es aconsejable potenciar un ritmo de vida relajado en el que el preserve el buen tono general.
• Lo recomendable: los extractos vegetales de manzanilla o los derivados del azuleno, bisabolol, etc, se han utilizado tradlcionalmente para calmar las irritaciones producidas. Aunque actualmente siguen utilizándose, hoy contamos con nuevas sustancias que amplían el campo de tratamiento. Por ejemplo la utilización de cosméticos a base de agua termal. El agua termal procede de fuentes naturales y brota, generalmente, a una temperatura de unos 26° C. Tiene un bajo índice de minerallzación y un pH neutro; es rica en silicatos naturales, por lo que deja sobre la epidermis una película protectora que protege a de las agresiones externas y proporciona sensación de suavidad. Tiene efecto calmante, antiinflamatorio, suavizante y desensibllizante, lo que la hace especialmente indicada, Es también hidratante y regeneradora y ayuda a reactivar el metabolismo enzlmático cutáneo.
• Dieta: la alimentación y el consumo de ciertas sustancias, como alcohol y tabaco, afectan al estado de la piel. Los hábitos alimenticios tienen consecuencias directas en el estado de la piel y en su aspecto externo, Las comidas muy sazonadas, el exceso de grasas, el tabaco, el consumo de alcohol, etc, provocan alteraciones que alteran el aspecto cutáneo.
• Zonas sensibles: existen zonas que pueden presentar de manera más frecuente e intensa las consecuencias reactivas de una piel sensible: las aletas de la nariz, las comisuras de los labios y la zona periocular.
• Envejecimiento y sensibilidad: el proceso de deterioro de la ba rrera cutánea en las pieles sensibles tiene como consecuencia la formación de radicales libres y la destrucción de gran parte del colágeno y la elastlna que proporcionan firmeza y elasticidad a la piel. Esta reacción en cadena acelera el envejecimiento prematuro.
• Factores de riesgo: la vida actual fomenta factores que potencian la reactividad de la piel. La contaminación ambiental, la agresión de sustancias químicas, el estrés y la fatiga son algunos ejemplos.
• Diferencias de pigmentación y sensibilidad: las personas con pelo rubio y ojos claros sufren de piel sensible porque tienen poca melanina -pigmento cutáneo- y, por lo tanto, tienen una menor protección frente a la radiación solar UV. Este factor no es una condición indispensable para que todas ellas tengan una piel sensible, En realidad el estado de la función barrera de la epidermis es el que determina la reactividad de la piel y no el color de pelo y ojos, Si la barrera protectora de la piel está alterada, los irritantes penetran más fácilmente y puede provocar reacciones indeseables.Un caso clásico de sensibilidad extrema son los labios, que se caracterizan por su epitelio muy fino y poco quera-tlnizado. Es necesario mantener en óptimas condiciones el mucus superficial que los lubrifica, Las variaciones climáticas dan lugar a labios resecos, descamados y con fisuras. El tratamiento con productos cosméticos formulados con ceramídas los hace mejorar notablemente. Se aprecia una desaparición de fisuras más marcadas, escamas y una recuperación del aspecto turgente.
• Exfoliaciones contraindicadas, salvo las muy suaves: no es conveniente la exfoliación extrema. Se debe huir de los masajes bruscos, de los cepillos, de los tratamientos de choque y de las exfoliaciones agresivas o frecuentes, Pero muchas veces, estas píeles saturadas de células muertas admiten bien un peellng suave tipo ‘gomage”, Debe realizarse con un producto adecuado y sólo una o dos veces al mes. Por otro lado, cabe destacra que algunas pieles sensibles no toleran la utilización de algodones que ayudan al arrastre, por lo que conviene usar los dedos para aplicar los productos.
• Limpieza rigurosa: el desmaquillado de las píeles sensibles debe ser Igual de riguroso que en las pieles normales. Sin embargo, el proceso de desmaqulllaje de una piel sensible debe ser un poco más suave, pero Igualmente eficaz. Por eso es mejor usar limpiadoras libres de emulsionantes que pueden ser dañinos, ya que normalmente arrastran las capas superiores de lípídos de la piel. Es conveniente eliminar los restos de Impurezas con un tónico calmante sin alcohol, pues el alcohol altera el frágil equilibrio epidérmico,
• Peligros de las estaciones: se dice que la hidratación en este tipo de pieles se ha de extremar especialmente en verano. Sin embargo, los cambios de temperatura en Invierno son más drásticos que en verano, lo que produce un enrojecimiento inevitable, Hay que procurar huir tanto de la excesiva humedad como de la sequedad extrema que, por ejemplo, produce la calefacción. Para contrarresta utilización de humldíflcadores. La hidratación en invierno debe ser mucho más cuidadosa, por lo que es importante ponerse una hidratante cuantas veces sea necesario a lo largo del día para aumentar la retención de agua, y relubricar la epidermis.
• Cales y cloros: se ha demostrado que el agua calcárea utilizada de forma habitual puede alterar la producción de grasa de la piel y aumentar la susceptibilidad a reacciones Irritantes de jabones y detergentes. Además, puede dejar irritantes sobre la piel-por ejemplo, el cloro con que se potabiliza-. Es conveniente emplear agua destilada y a una temperatura templada, ya que este tipo de piel tiene una epidermis frágil que no soporta bien los cambios bruscos de temperatura ni las temperaturas extremas.
• Filtros solares: las cremas para píeles sensibles deben contener filtros solares. Tanto en verano como en Invierno, es importante que las cremas contengan un filtro solar, ya que el sol agrava los procesos de erltrosis y cuperosis; pero debe evitarse también el uso de filtros solares químicos, pues resultan más agresivos que los filtros físicos, por ejemplo, el dióxido de titanio.
• Eczemas: afirman también que la aparición de eczemas es un signo de piel sensible. La verdad es que los eczemas no son un signo único y exclusivo de las pieles senslbles, ya que pueden aparecer en cualquier tipo de piel.

Cuidados para la piel

Una piel sensible no es lo mismo que una piel alérgica. Y es que son muy numerosos los tópicos que existen sobre la piel sensible. Para aclarar un poco más las ideas, he aquí la selección de las cuestiones más comunes:

• Diferencia entre piel sensible y alérgica: en una piel alérgica interviene el sistema inmunológico -la memoria de la piel-, que reacciona ante determinados compuestos o sustancias produciendo una reacción continua durante toda la vida. Por su parte, la piel sensible desarrolla un proceso de defensa no inmunológico frente a sustancias, agentes atmosféricos o estímulos internos en situaciones ocasionales, sin que necesariamente se repita siempre la misma reacción, Existe una técnica para diagnosticar pieles alérgicas conocida como “Patch Test”. Consiste en aplicar bajo oclusión una serie de sustancias durante 48 y 72 horas sobre la espalda.Se pretende reproducir un eczema experimental para determinar cuáles de las sustancias pueden desencadenar la reacción.

• Masculino/femenino: la piel de la mujer es más sensible que la del hombre, Aunque no hay una gran diferencia entre el grado de sensibilidad de una piel femenina y una masculina, lo que sí es cierto es que las mujeres tienen más riesgo de sufrir problemas por estar más expuestas al contacto con agentes Irritantes potenciales: productos ouímicos domésticos, cosméticos inadecuados, etc.
• Ingredientes: dicen que los Ingredientes naturales y especialmente los de origen vegetal son más Inocuos y, por lo tanto, más adecuados para pieles sensibles que los de origen animal o sintético. Lo cierto es que el uso de Ingredientes de origen animal no comporta un mayor índice de Irritaciones con respecto a los de origen vegetal. Un activo vegetal desconocido puede ser tan peligroso como otro animal sin determinar.
• Edad y sensibilidad: las circunstancias que favorecen el exceso de sensibilidad de la piel pueden actuar a cualquier edad, Es normal que la tipología cutánea cambie y que en un momento determinado aparezcan las manifestaciones de la piel sensible. Aunque también es cierto que la piel envejecida por la edad presenta unas características y un aspecto propios de la piel sensible.
• Color y sensibilidad: una piel blanca es más sensible que una morena. Existe un componente genético que diferencia las pieles blancas, propias de la latitud norte, de las morenas de la zona mediterránea. Las pieles blancas tienen mayor predisposición a reaccionar ante la radiación solar, los agentes químicos o ambientales, etc, Las morenas suelen tener mayor grado de protección,
• ¿AHAs contraindicados? Los AHAs Incorporados recientemente en los cosméticos no siempre son bien tolerados por esta piel. La Investigación tecnológica ha desarrollado una nueva molécula estable adaptada a las
características de la piel sensible: la “gluconolactona”, que es un AHA, unido a una molécula de gran tamaño -un pollsacárido-, no foto-sensibilizante y de alta tolerancia y compatibilidad. Tiene propiedades antienvejecimiento, estimulantes de los elementos componentes de la piel y tiene un efecto suavizante.

Pieles sensibles

Qué es una piel sensible, cómo se cuida, en qué se diferencia de una alérgica, qué productos existen en el mercado para solucionar los problemas que conlleva (rojeces, irritaciones, manchas, descamación). nuestra especialista da las claves de una cuestión que preocupa a muchas mujeres.

 

El cuidado de las manos

Si las manos, debido a las largas exposiciones al sol, empiezan a envejecer antes de tiempo, no hay que abandonar, ni en invierno ni en verano, su cuidado. Si ahora ya no desaparecen, con la llegada del otoño, las pecas y manchas, si la piel se ve fina y descamada, éstos son dos consejos:
1. Llevar siempre guantes.
2. Llevar una crema o loción con pantalla protectora (SPFJ de 15 o más y aplicársela cada dos o tres horas cuando se está fuera de la casa.

Nutrir la piel

Nutre a fondo tu piel durante la noche.
Son varias las investigaciones que han comprobado que durante las horas de sueño la piel se encuentra en plena actividad de renovación y metabolización. Y todo lo que recibe del exterior -como las cremas- es aprovechado sin reservas. De ahí que los productos llamados “de noche” se elaboren con ingredientes ricos en propiedades reparadoras y nutritivas. Recientemente se ha conseguido integrar a algunos cosméticos el retinol, sustancia presente en la piel y que se encarga de mantener íntegra la composición y funcionamiento de la membrana celular, asegurando su total permeabilidad y completa nutrición. Con el paso de los años esta sus tancia natural disminuye, y la célula queda desprotegida.
Los cosméticos con retinol previenen las arrugas y logran combatir las ya existentes si no son muy profundas.
Recuerda:
Para hidratar y suavizar las arrugas incipientes usa un emplasto de barro que contenga bentp-nitas, que lo encontrarás en las tiendas naturistas.

Rejuvenecer el rostro

Limpia y tonifica tu rostro.
Ninguna limpieza de rostro puede considerarse completa si no se agrega luego una buena cantidad de tónico a la piel.
Un poco de crema limpiadora sobre un pedazo de algodón serán suficientes para eliminar restos de maquillaje o crema limpiadora. Pero el tónico es un verdadero activador de la circulación, por eso debe aplicarse dando suaves golpecitos. No obstante, si después de la limpieza tu piel queda tirante, puede que el producto que estés utilizando sea demasiado fuerte. En tal caso, es recomendable que recurras a limpiadoras o espumas hidratantes.
Además de purificarte el rostro, lo protegerán con una fina capa hidrolipídica.

Remedios caseros para la piel

REMEDIOS PARA EL CUIDADO DE LA PIEL.
MASCARILLA HIDRATANTE DE AVENA.
La avena se utiliza mucho en cosmética por su acción refrescante y emoliente sobre la piel.
Ingredientes:
• 2 cucharadas de harina de avena.
• Manzanilla.
• Agua.
• 1 cucharadita de miel o lanolina.
Preparación:
Mezclar la harina de avena con la miel (si se tiene la piel muy sensible es mejor sustituirla por lanolina) y dos cucharadas de infusión de manzanilla que habremos preparado previamente.
Uso:
Antes de aplicar la mascarilla de berros, protege los ojos con dos algodones humedecidos en la manzanilla sobrante. Extiende la mascarilla con un pincel y deja actuar durante 20 minutos. Para retirarla también aprovecharemos la manzanilla restante.
Este tipo de consejos para el cuidado de la piel puedes encontrarlo tambien en estética.

Tips para cuidar la piel

Estos son algunos de los componentes más populares en los cosméticos:
ÁCIDO GLICÓLICO:
A partir de los 30 se recomienda el uso del ácido glicólico, que exfolia y a la vez hidrata la piel. Derivado de la caña de azúcar, este producto además despigmenta la piel; así que el resultado es una mejora de las pecas y manchas solares y de las arrugas superficiales.
VITAMINA C:
Presente en las frutas, está clínicamente probado que esta vitamina mejora las arrugas superficiales y protege la piel del sol. Se recomienda usar cosméticos que contengan vitamina C a partir de los 35 años aunque no deben combinarse con otros que lleven reti-noides o ácido glicólico.
RETINOIDES:
Están compuestos básicamente de vitamina A y está comprobada su eficacia en caso de acné, manchas o quemaduras solares y psoriasis. Sin embargo, también pueden tener efectos negativos como irritación o piel seca y no se recomiendan tampoco en caso de mujeres embarazadas; para evitar estos problema deben utilizarse dos o tres veces por semana y con cremas de protección solar.

Como hidratar la piel

HIDRATAR SÍ, PERO CON FUNDAMENTO.
Para saber elegir la hidratante más adecuada a tu tipo de piel, primero es importante conocer la diferencia entre las distintas cremas hidratantes. Además, los especialistas recomiendan el uso de hidratantes con protección solar añadida.
En cuanto a los componentes, las de noche incorporan mayor concentración de aceite, lo que puede favorecer la aparición de puntos negros. Pero también hay emolientes no comedogénicos o lo que es lo mismo sin aceite, que se recomiendan a la pieles grasas y evitan este problema.
En el caso de pieles con acné, no es necesario utilizar una crema hidratante o, por lo menos, para evitar la aparición de granitos se limitará su aplicación a las zonas de la piel más secas.