Amenorrea pospildora

Amenorrea pospildora.
Alrededor del 80 por ciento de las mujeres tiene un período en los tres meses siguientes después de dejar de tomar hi pildora, Pero aproximadamente el 1 por ciento sufre ausencia de períodos a largo plazo. Algunas de estas mujeres tienen problemas anteriores, como el síndrome de ovario poliquístico, que pasaron inadvertidos mientras la pildora les producía períodos «regulares».

Causas de la interrupción de los períodos

Causas Comunes de la interrupción de los períodos (amenorrea secundaria).
Problemas en el hipotálamo.
Normalmente el hipotálamo segrega hormona liberadora de go-nadotropina (GnRH) a impulsos, pero hay varios problemas que pueden interferir, como los siguientes:
Estrés:
El estrés, incluidos los viajes, puede interrumpir los períodos. Los niveles de estrógeno se encuentran en el nivel inferior y con frecuencia no se produce la ovulación.
Pérdida de peso:
Los períodos pueden interrumpirse si la cantidad de grasa corporal disminuye por debajo del 25 por ciento. Las causas comunes son tener un peso por debajo de lo normal, o sufrir anorexia nerviosa o alguna enfermedad grave.
Exceso de ejercicio:
La GnRII se ve perjudicada por el ejercicio prolongado y riguroso, y eso puede interrumpir los períodos.
Enfermedad severa crónica:
Un fallo renal o hepático crónico, y otras enfermedades graves o prolongadas pueden interrumpir los períodos debido al efecto que tienen sobre el hipotálamo.
Fármacos:
Algunos fármacos con receta médica pueden interferir con las hormonas.

Menstruación

Filed under: Menstruación

En el pasado, las mujeres tenían el primer período a los 14 o 15 años, alumbraban una y otra vez y morían varias décadas antes de haber alcanzado la actual esperanza de vida en Occidente. Sin los anticonceptivos y sin haber comenzado a disfrutar de independencia, lo más probable era que estuvieran todo el tiempo preñadas o amamantando, y tenían una media de tan sólo 40 períodos a lo largo de toda su vida.
La alimentación, el estilo de vida y el estrés pueden afectar fácilmente la distribución de las menstruaciones y la posibilidad de experimentar dolor en las mismas. Esto es ahora menos obvio, ya que podemos tomarnos un analgésico o recurrir a la pildora anticonceptiva en cuanto surge un problema. Pero últimamente hay cada vez más personas que se interesan por lo delicado del ciclo menstrual y su dependencia respecto de la nutrición y la salud general. Muchas de nosotras preferiríamos controlar o tratar nuestros problemas del período a base de sentido común y remedios naturales antes que recurrir a fármacos. Y ahora la mayoría de nosotras queremos saber qué ocurre en nuestro cuerpo.
La mejor manera de empezar es abordando rápidamente cualquier desviación de la pauta normal de nuestra menstruación. Este libro ha sido diseñado para explicar lo que es normal, lo que es anormal, cómo reconocer las señales de advertencia y buscar un diagnóstico, y la mejor forma de enfocar el tratamiento para todos los tipos de problemas de las mujeres en relación con el período, desde los síntomas del SPM (síndrome premenstrual) hasta la cirugía de urgencia, y desde la primera menstruación hasta la menopausia.