Proceso cicatricial en cirugia estetica

Filed under: Cirugia estetica

PROCESO CICATRICIAL:
En el proceso cicatricial trataremos las cicatrices por ambos lados con mínimas presiones y sin llegar a tocarlas durante los primeros días. Después podemos ir intensificando las maniobras de acuerdo a la evolución de la cicatriz. Mini bombeos, presiones en alternativa, mi-nicírculos para favorecer el despegamiento del lecho cicatricial.
En el tratamiento fármaco-cosmético combinaremos la aplicación de una crema antiinflamatoria normalmente recomendada por el cirujano y la aplicación de una crema hipoalérgica y su-perhidratante a fin de restituir a la piel su equilibrio hi-drolipídico. Debemos tener en cuenta que tanto el despegamiento que ha sufrido la piel como la misma anestesia, conllevan una falta de oxigenación y nutrición. Aplicaremos biológicos, colágeno, elastina, medulina o bien aceites esenciales, bayas de enebro, romero, siguiendo las líneas de tracción de la intervención.
Aproximadamente al mes efectuaremos en un intervalo de 4 o 5 días una exfoliación suave para descamar todas estas células córneas que entorpecen la vialidad del tejido.
Y ya en un postoperatorio tardío nuestro objetivo va dirigido a mantener estos resultados el máximo de tiempo posible.

Cirugía orejas

Entre las otras malformaciones de los pabellones auriculares las de más frecuente aparición son las llamadas orejas prominentes u orejas despegadas, en las que, por falta de los repliegues naturales de las orejas, éstas “miran” hacia delante. Aumenta así su ángulo con la cabeza, por lo que sobresale mucho de ésta. Puede originar graves problemas psíquicos en los niños que la padecen al ser objeto de burla por parte de sus compañeros de juego o de colegio, comparando sus orejas con las del gracioso Dumbo. En su tratamiento se consigue un aspecto fisiológico adecuado mediante diversas maniobras sobre el cartílago de la oreja que, realizadas por vía posterior, reproducen los relieves auriculares y hacen que el ángulo con la cabeza sea el normal, “mirando”, por lo tanto, lateralmente el pabellón auricular.