Cirugía plástica reparadora

Las orejas prominentes u orejas despegadas, que miran hacia delante, constituyen la malformación más corriente de los pabellones auriculares. Mediante una adecuada corrección quirúrgica se reproducen los relieves auriculares y se consigue que los pabellones “miren” lateralmente.

Cirugia plastica reconstruccion malformación

Quizá la malformación que con más frecuencia trata el cirujano plástico es el labio leporino, deformidad que varía desde una pequeña muesca en el bermellón del labio superior, hasta una hendidura completa en el labio y encía superior, que se continúa en sus formas más graves con hendidura completa del paladar, no existiendo entonces separación entre la boca y la nariz. Puede afectar sólo a un lado de la nariz o a los dos, siendo en este último caso completa la comunicación buconasal. En la reparación de esta deformidad congénita tiene que procurar el cirujano plástico darle al labio y a la nariz una forma lo más natural posible, así como reconstruir el paladar para lograr la separación de la boca y la nariz y que de esta forma tanto la alimentación como el habla sean normales.
En la ausencia del pabellón auricular tenemos que hacer las veces de auténticos artesanos, al valemos para su reconstrucción de un trozo de cartílago extraído de la pared costal que, tallado y modelado, se asemeje lo más posible una vez recubierto de piel a una oreja normal.