Como aliviar el dolor menstrual

Filed under: Dolor menstrual

1. Sentarse cómodamente en el piso y dejar caer la cabeza hacia adelante, hasta tocar el mentón con la parte superior del pecho. Luego, suavemente, elevar el mentón de tal modo que la cabeza caiga hacia atrás, hasta sentir que la tensión en el cuello cede. Luego, con la cabeza hacia atrás, rotarla hacia un lado y hacia el otro. Realizar asimismo la rotación completa de la cabeza, hacia ambos lados. Este movimiento debe repetirse una y otra vez, hasta advertir la flojedad y relajación completa de la zona. Paralelamente al trabajo corporal, es imprescindible estar concentrada en los objetivos que se quieren obtener en lo inmediato; en este caso la eliminación rápida y efectiva de ese dolor que la ataca sin descanso.
2. El próximo ejercicio fue denominado por los especialistas “espalda de gato” debido a la similitud de la postura que se va a adoptar con una curvatura muy usual en el felino. Básicamente consiste en arrodillarse y apoyar las manos en el suelo y redondear la espalda (arquear hacia afuera), mientras se acompaña con la respiración, en este caso inhalando. Sostener esta postura unos segundos y uego arquear la espalda hacia adentro, dejándose caer como un gato, mientras se exhala lentamente el aire. Continuar elevando y bajando hasta sentir el alivio esperado.
3. Acostarse con los brazos extendidos a ambos costados del cuerpo. Haciendo suavemente fuerza con ellos, suavemente separar la región lumbar del suelo para luego apoyarla lentamente. Repetir cuatro o cinco veces.
4. Sentarse derecha en el piso con las piernas estiradas hacia adelante. Flexionar las rodillas hacia los lados sin separarlas del piso,  tratando de mantener los pies en contacto uno con el otro. Aunque no se logre y en algún momento las rodillas se eleven, el resultado igual se habrá obtenido.
5. Partiendo de la misma posición inicial anterior, inclinar el torso hacia adelante, manteniendo la espalda derecha, y el rostro mirando hacia el frente. Mantener un momento esta posición mientras se respira normalmente.
Antes de dar por finalizados los ejercicios, dejar pasar unos minutos para recuperarse y enfriarse. La frecuencia cardíaca y el pulso deben normalizarse. Es importante destacar que si la primera vez no logra aliviar el malestar, debe repetirlos en otro momento o al día siguiente, ya que es común que el cuerpo presente cierta resistencia inicial.