Fármacos que bloquean las hormonas

Agonistas de la GnRH.
Hacemos una pausa para transmitir un breve mensaje sobre cómo funciona el organismo. El hipotálamo, una glándula que se encuentra en el cerebro, libera una hormona llamada hormona liberadora de gonadotropina (GnRII). y ésta le indica a la glándula pituitaria que empiece a bombear importantes hormonas que ponen en marcha el ciclo menstrual: hormona luteinizante (LH) y hormona foliculoestimulante (FSII).
Los fármacos que poseen una estructura química similar a la de la GnRH se llaman análogos de la GnRII, y pueden imitar la acción de dicha hormona o hacer que el organismo deje de fabricarla. Cuando se toma de forma continuada, un análogo de la GnRH interrumpe la ovulación y entonces se denomina agonista de la GnRII (agonista quiere decir «competidor»). Estos fármacos se emplean principalmente para tratar la endometriosis y los quistes fibroides.
Los agonistas de la GnRH suelen utilizarse para reducir el tamaño de los fibromas y la cantidad de vasos sanguíneos que los rodean antes de una miomectomía (extirpación quirúrgica de un fibroma). Resulta útil simplemente porque reduce la hemorragia y facilita la extirpación de un fibroma más pequeño. Otra ventaja es que reduce los períodos abundantes antes de la operación, lo cual permite hacer frente a una posible anemia antes de proceder a la cirugía. A menos que tras el uso de los agonistas de la GnRII se lleve a cabo una operación, el fibroma volverá a crecer al dejar de tomar el fármaco.
Cuando se administra para tratar la endometriosis. este fármaco induce un estado menopáusico transitorio. Los agonistas de la GnRH son igual de efectivos que el danazol a la hora de reducir los síntomas y el tamaño de los implantes endometriales, y se dice que los efectos secundarios son menos severos.
Los quistes endometriales suelen recuperar su tamaño inicial cuatro meses después de dejar el fármaco, lo cual hace necesario aplicar algún tratamiento adicional. I.os agonistas de la GnRII no tienen más ventajas a la hora de mejorar la fertilidad.
Los agonistas de la GnRH también se han probado en combinación con la pildora para los síntomas premenstruales. Esta clase de tratamiento es polémica porque son fármacos muy fuertes, y se reservan para casos realmente agudos de SPM. Muy ocasionalmente se utilizan para sangrados anómalos que no han respondido a otro tratamiento.
I.os agonistas de la GnRH no pueden tomarse en forma de pastillas debido a su composición química, de modo que se administran en inyecciones (Zoladex), normalmente una vez al mes, o bien como inhalador nasal (Synarcl). Producen un estado menopáusico e interrumpen los períodos mientras se usan. Por lo general, la ovulación vuelve al cabo de un mes después de dejarlos.