Dolor menstrual

Hay legiones de mujeres de aspecto demacrado que van por ahí con una bolsa de agua caliente pegada a la tripa, se arrastran en bata por la casa y se cercioran de que nunca se les acaben los analgésicos; son las que sufren «calambres» o dolor menstrual. «Es que estoy en esos días del mes», van murmurando, y todo el mundo asiente con compasión a su paso, sin sugerirles siquiera que una bata de andar por casa sucia y vieja no es el mejor atuendo para las cuatro de la tarde. ¿Es esto algo que tenemos que soportar obligatoriamente? (El dolor, no la bata.)
Pues no. Aquí, la conclusión es que el dolor es, en fin, una lata. El dolor hace que las personas se sientan cansadas y de mal humor, y que sean, por encima de todo, propensas a acudir a su médico; tal vez se deba a una enfermedad, quizás a un desorden, o puede que a un ligero desequilibrio hormonal que es fácil de solucionar.

Terapias naturales contra los problemas menstruales

• El LSD, en este caso, no es la droga alucinógena, sino una técnica muy útil para mejorar la reacción al estrés: ejercicio «largo» en el tiempo, «suave» en intensidad, y de «distancia». Incluye caminar a paso moderadamente rápido durante unos 45 minutos y nadar.
• Gome bien. Evita al máximo la comida basura, todo alimento o bebida que contenga cafeína (como los refrescos de cola, el café y el té normal), porque agravan los síntomas de la ansiedad y la depresión. Gome cantidades más pequeñas y más a menudo, toma tentempiés saludables y haz caso de los «20 consejos para una dieta correcta» . Sentirás menos ansias de comer dulces.
• En el apartado dedicado al estrés (en la sección «Los sospechosos habituales»), que se encuentra al principio , se explica cómo reducir la tensión, mejorar la concentración y dormir mejor.
• Hablar de los problemas con la familia y los amigos suele ser una buena idea. Si bien sentirte desgraciada puede ser algo nuevo para ti, la mayoría de las personas pasan por etapas de decaimiento. Si no te sientes con fuerzas para hablar con la familia o con los amigos, tal vez el psicólogo del colegio, un profesor de confianza o tu médico puedan ayudarte o sugerirte a alguien que pueda hacerlo. La ley obliga a los médicos a mantener el secreto sobre las conversaciones que tengas con ellos.

Terapias naturales y como cuidarse una misma

• Sigue el camino obvio que sugieren las posibles causas indicadas arriba, como no excederte con el ejercicio físico o no adelgazar demasiado, consumir fibra con moderación, evitar el tabaco y los antibióticos y cerciorarte de que no sufres deficiencia de vitamina A.
• Gome alimentos vegetales que contengan estrógenos. En el capítulo «Cuidarse una misma» hay un apartado entero dedicado a los estrógenos de las plantas.
• Come alimentos que contengan saponinas esteroides. Las sustancias llamadas saponinas de los alimentos y de las hierbas medicinales parecen mejorar la absorción de minerales, y pueden reducir los niveles de coleste-rol. Entre los alimentos que contienen saponinas se encuentran los productos con soja, todas las legumbres y las patatas con piel.
• Es posible que te receten hierbas medicinales que contengan altos niveles de saponinas esteroides, como Clwcmaelirium luteum (falso unicornio), Trillium erec-tum (lirio americano), Dioscorea villosa (ñame) y Ale-tris farinosa (aletris). Por lo visto, algunas de éstas tienen claros efectos estrogénicos y equilibrantes hormonales. Las hierbas se exploran en el capítulo «Terapias naturales».