Gimnasia para la belleza corporal

La práctica de un ejercicio físico, no sólo es’una diversión y un importante estabilizador psíquico, sino que puede influir de forma decisiva en la morfología estética del cuerpo. El pintor francés Edgar Degas supo captar con admirable precisión el grado de tensión de un ejercicio de ballet.

Gimnasia
Como concepto la gimnasia abarca un sentido muy amplio. Se habla de gimnasia formativa, de mantenimiento, correctiva, médica, utilitaria, deportiva, ornamental, etc. Aquí sólo nos referiremos a los tres primeros aspectos, y tan de pasada como la brevedad exige.
La gimnasia formativa es capital en las primeras edades. Puede entonces modificarlo todo y si está bien dirigida permite formar una silueta armónica y proporcionada, de acuerdo con las características de cada biotipo. Cuando estos resultados se han logrado, la gimnasia de mantenimiento, mediante un ejercicio proporcionado a cada edad y circunstancias vitales, conserva las proporciones y mantiene las posibilidades físicas. En cualquier caso en que el cuerpo no posea el equilibrio y armonía deseables, la gimnasia correctiva o postural puede mejorar el estado de músculos y articulaciones y recuperar las degeneraciones de otros tejidos.
El valor de la gimnasia como práctica natural para conseguir una armoniosa simetría de formas es primordial. A su eficacia une la influencia beneficiosa que ejerce sobre todo el organismo, la economía de medios, y la sencillez de la práctica. El hecho de que pueda ejercitarse sin el concurso de nadie es, no obstante, una ventaja y un inconveniente, porque exige una voluntad más firme y no ofrece las gratificaciones de un deporte, pongamos por caso.
Muy pocas nociones pueden bastar para introducir entre nuestros hábitos cotidianos la práctica de la gimnasia. En principio, un profesional competente en educación física debe conocer nuestro estado de salud y nuestra edad. Después es preciso un control periódico de los resultados. Cualquier libro sobre la materia puede proporcionarnos una serie de tablas de ejercicios adecuados al caso. Para este tipo de gimnasia no son apenas necesarios aparatos, a lo sumo, algunos muy elementales, como tensores, rulos o pedales. Eso sí: es precisa mucha constancia y buena técnica, y no olvidar algunos principios elementales cuya inobservancia puede provocar graves contratiempos. Citemos como principales: un orden racional en los ejercicios, empezando por los preparatorios o de calentamiento, para seguir con los de aplicación y terminar con los de recuperación; tiempos progresivos; control del esfuerzo en previsión de dolores musculares o articulatorios, o ante el aumento de la presión sanguínea —las pulsaciones no deben sobrepasar de 150 por minuto aire libre, en lo posible; control de la sudoración; estómago vacío, etc. Todas, observaciones muy simples, fáciles de adquirir y de seguir.

Prostaglandinas en la mujer

Filed under: Prostaglandinas

Para que todo funcione como es debido tanto en la ovulación como en la menstruación y en el parto las hormonas han de comportarse como Dios manda. Lo que no todos saben es que ello depende, además, de que también se porten como es debido unas sustancias complejas y parecidas a las hormonas, denominadas prostaglandinas.
Las postaglandinas son fabricadas por el organismo para controlar un sinfín de funciones distintas, por ejemplo las hemorragias, la coagulación, la acción antinflamatoria y los espasmos musculares. Ello las convierte en partes importantes del ciclo menstrual, con toda la experiencia que tienen en iniciar y frenar las hemorragias y en controlar los calambres.
Algunas prostaglandinas podrían volverse demasiado dominantes en casos de infección, inflamación, alergias, variaciones hormonales o alimentación inadecuada. Estos desequilibrios pueden ser pasajeros o continuar de modo indefinido, y se cree que son causa de dolor menstrual, períodos abundantes, SPM y endometriosis. (Todos estos problemas cuentan con un apartado propio en este libro.)
Tal vez sirva de ayuda imaginar las prostaglandinas como una gran familia de sustancias similares a las hormonas que desempeñan numerosas funciones en todo el organismo.
La familia de las prostaglandinas es, en realidad, un subgrupo de una familia más amplia de sustancias microscópicas que se encuentran en muchos tejidos, llamadas icosanoides. En la amplia familia de los icosanoides existen dos clanes: la famosa gran familia denominada de las prostaglandinas y una rama más pequeña de componentes llamados leucotrinas.

Los andrógenos

Filed under: Hormonas

Los andrógenos son hormonas masculinas, que se encuentran de manera natural tanto en hombres como en mujeres. Guando los niveles de andrógenos son demasiado altos, como en el caso del síndrome de ovario poliquístico (SOP), pueden interferir con el ciclo menstrual y con las funciones ginecológicas. También puede ser causa de un aumento del vello, una voz más grave y un cuerpo más «hombruno», con pechos más pequeños y cintura más ancha.
La estrella de las hormonas masculinas es la testosterona. A lo mejor te sorprende saber que nosotras también tenemos un poco de ella. La testosterona es el andrógeno más fuerte y más abundante que se encuentra en la sangre de las mujeres normales. Una cuarta parte de ella se fabrica en los ovarios; otra cuarta parte, en las glándulas adrenales, y la otra mitad, en el organismo mediante la conversión de otras hormonas. En el músculo, la testosterona actúa directamente sobre los receptores de los andró-genos para surtir un efecto de promoción del crecimiento del mismo anabólico .

Período extraño

Filed under: Período extraño

La mayoría de nosotras tenemos por lo menos algún período «extraño» a lo largo de nuestra vida; otras mujeres tienen muchos. Puede ser que el ciclo haya sido inusual, que el flujo sea distinto del normal, que el dolor resulte nuevo o diferente, o que hayan cambiado el color y la consistencia de la sangre.
Esto es lo que hay que preguntarse en caso de tener un período raro:
•  ¿Es posible que esté embarazada?
•  ¿Hay algún otro signo de mala salud?
•  ¿Se ha dado algún episodio de estrés de cualquier tipo?
Si la respuesta a cualesquiera de las dos primeras preguntas es afirmativa, se debe acudir al médico. Si la tercera opción es una posibilidad, tómate una taza de té y date un buen descanso; dicho de otra forma: relájate, espera al próximo ciclo a ver qué pasa.

El color y la consistencia de la sangre

Filed under: Menstruación

No te parezca extraño que un terapeuta naturista te pregunte de qué color es tu sangre menstrual, o si parece más fluida o más densa. A los terapeutas naturistas, esos datos a menudo les resultan de utilidad para diagnosticar y sugerir el tratamiento correcto con hierbas. (Encontrarás más detalles sobre hierbas medicinales en el capítulo «Terapias naturales».)
Los profesionales médicos muestran menos interés, porque no existe un amplio historial científico sobre el uso de este tipo de información. Sin embargo esto no hace que ninguno de los dos sistemas sea mejor ni más concienzudo; simplemente sucede que requieren distintas clases de información para ayudarse a la hora de recetar.
A continuación encontrarás una lista que puede servirte de guía. Sin embargo, estas señales deberían ir acompañadas al menos de otros dos síntomas de enfermedad antes de sospechar que estén relacionadas con un desorden o un trastorno.

El saco de Douglas

El saco de Douglas es un espacio potencial que hay entre el recto y la parte posterior de la pared vaginal. (¿Quiénes eran esos tipos que decidieron poner sus nombres a partes del cuerpo de las mujeres? No sabemos quién fue Douglas, pero la palabra resultaría mucho más femenina si se llamara «el bolsito de Lolita», o algo así.) El saco de Douglas está revestido por el peritoneo. Es un lugar común para una endometriosis. Si se sufre una infección pélvica, el material infectado suele acumularse ahí.

El peritoneo

Filed under: Anatomía,El peritoneo

Los ovarios y toda la cavidad pélvica están cubiertos por una membrana llamada peritoneo. Imagínatelo como dos capas de tejido adherente dispuestas sobre todas las superficies externas de todos los órganos. En el caso de producirse una infección o una hemorragia en esa zona, el peritoneo se irrita y causa dolor.