Problemas con los periodos menstruales cortos

Muchas de las hierbas comunes que se emplean para tratar las hemorragias anómalas son también hierbas nutritivas ricas en nutrientes productores de sangre y anti-hemorrágieos como el hierro, las vitaminas A, C y K y el ácido fólico. Algunos ejemplos importantes de éstas son el Rubus idaeus (hojas de frambueso) y el Petroselinwn crispum (perejil).
El Chamaelirium luteum (falso unicornio), la Aletris farinosa (aletris) y la Angélica sinensis (angélica china), además del frambueso, son tónicos generales para la mujer y ayudan a regular todos los aspectos del ciclo menstrual.
La anemia está asociada con la calidad de la sangre y es un problema común que afecta a las mujeres que tienen la menstruación.

Periodos menstruales cortos

Los médicos a menudo no se molestan en tratar los períodos ligeros a menos que una quiera quedarse embarazada y los períodos poco abundantes se deban a que no hay oxidación. Algunos médicos identifican la causa subya-cente y sugieren un tratamiento. Otros sugieren que se tome la pildora si sospechan que el nivel de estrógeno es demasiado bajo para proteger los huesos.
Normalmente se utiliza un fármaco para la fertilidad con el fin de inducir la ovulación, a menudo uno que se llama Clomid. (De los efectos secundarios debes hablar con tu médico.)

Causas del período menstrual

Causas del período menstrual. Con esto nos referimos a la dismenorrea primaria, el dolor menstrual causado por un útero revoltoso, no por algo tan desagradable y subyacente como una enfermedad.

La cantidad de sangre

Filed under: Menstruación

Se considera que, en un período normal, la «pérdida» de sangre es de 50 mililitros, y en un período abundante llega a algo más de 80 mililitros, pero estos datos resultan bastante inútiles. ¿Quién se pasa 5 días sentada encima de una probeta graduada? (Desde luego, yo no.) Resulta mucho más fácil hablar de la frecuencia con que es necesario cambiarse de compresa o de tampón.
Varios estudios de gran amplitud indican que las mujeres que se sentían preocupadas por sangrar demasiado o a las que se les había diagnosticado una regla abundante mostraron enormes diferencias en la cantidad de sangre menstrual. Algunas que sólo sangraron 10 mililitros creían que estaban sangrando mucho, mientras que otras que sangraron 300 mililitros creían que sus períodos eran normales.
En general, si es necesario cambiar la compresa o el tampón cada dos horas o con mayor frecuencia porque está completamente empapado de sangre (y no porque a una le guste), y si eso tiene que hacerlo durante todo el día durante todo el período, entonces es una menstruación abundante. Si la compresa muestra tan sólo una raya de sangre en el centro o el tampón tiene empapado de sangre menos del tercio superior, y si sólo se sangra durante un día, se trata de una menstruación poco abundante.
Aunque la compresa o el tampón no llegue a empaparse del todo, hay que cambiarlo al menos cada cuatro horas, aproximadamente. Puedes guiarte un poco tú misma llevando un calendario menstrual, o anotando los datos en tu diario.