Luzca unos pies perfectos

Filed under: Masajes en los pies

Que habitualmente se encuentren ocultos no significa que deba olvidarse de ellos. En tiempo de sandalias, playa o pileta, luzca unos pies perfectos.
Diga la verdad: ¿hace cuánto que no piensa en ellos? Protegidos, pero también escondido.s en el calzado de invierno los pies son los eternos olvidados del cuerpo. Sin embargo, les exigimos y sobreexigimos andar y sostenernos todo el año sin un “mimo” o al menos un cuidado mínimo e indispon-sable. Si, como dice la conocida frase “lospies duelen en la cara”, por oposición, unos pies sanos y bellos demostrarán un cuidado integral de su salud y bienestar. Y eso se verá en su cara.
El pie humano es una obra maestra biológica, es fuerte, flexible y su diseño funcional le permite hacer bien su trabajo y sin molestias, siempre y cuando se le cuide y no se dé por descontado que va a funcionar siempre bien.
El pie puede compararse con un automóvil de carreras delicadamente ajustado o con un transbordador espacial. Al igual que estos vehículos es muy complejo: a pesar de su tamaño relativamente pequeño, contiene 26 huesos (la cuarta parte de todos los huesos del cuerpo), 33 articulaciones y más de 100 tendones, músculos y ligamentos, además de vasos sanguíneos y los nervios.
Los componentes de nuestros pies trabajan de manera conjunta, absorbiendo las presiones enormes desarrolladas por la vida cotidiana. El caminar de un día promedio, por ejemplo, ejerce sobre ellos una fuerza equivalente a cientos de toneladas. Este simple hecho permite comprender por qué los pies son más propensos a las lesiones que cualquier otra parte del cuerpo y sus dolores cons-tiruyen uno de los problemas más frecuentes de nuestra salud.
Para que los pies se conviertan también en una de las partes del cuerpo de la cual se pueda estar orgulloso es necesario conocer algunos secretos para conservar su salud y su belleza, y así, lucirlos como se merecen.
Prevención: el primer paso.
Aunque algunas de las causas pueden ser hereditarias, muchas alteraciones de los pies provienen de abusos y negligencias cometidos con ellos.