LA PIGMENTACIÓN NATURAL DE LA PIEL

Qué cliente, a partir de los 50 años, no se le ha quejado de esas manchas pardas antiestéticas que aparecen poco a poco. Este trastorno fisiopato-lógico de los melanocitos está siendo actualmente bien explorado. Se sabe, por ejemplo, que las manchas pardas son el resultado de una disfunción de los melanocitos. Se sabe asimismo qué es lo que las agrava: el sol, algunos productos foto-sensibilizadores. También se conocen los despigmentadores más eficaces. Los Laboratorios Lierac han publicado un importante dossier sobre el tema, que le invitamos a leer en estas páginas, con la seguridad de que será para usted un motivo de satisfacción poder informar a sus clientes, con conocimiento de causa, sobre las manchas pardas y su tratamiento.

LA PIGMENTACIÓN NATURAL UN FENÓMENO FISIOLÓGICAMENTE HOMOGÉNEO
La pigmentación natural resulta de la producción permanente de melaninas por esas células situadas en la base de la epidermis, llamadas melanocitos. Esa síntesis es aumentada por la acción de los UVB, dando como resultado el bronceado, debido a una sobreproducción puntual y uniforme de las melaninas. La melanogénesis (síntesis de melanina) hace intervenir un aminoácido específico temado tirosina, y un enzima estimulante conocida por tirosinasa.
Bajo la influencia de la ti-rosinasa, la tirosina se trans-forma en donaquinona, la cual se divide en eumelaninas (melaninas negras) y feomelaninas (melaninas rojas), cuya interacción define el fototipo (pelirrojo, rubio, castaño, negro).
Las melaninas sintetizadas por los melanocitos son transportadas en forma de pequeñas vesículas llamadas melanosomas, que liberan los granos de melaninas en los queratinocitos de las capas superiores de la epidermis. Esa despigmentación se elimina seguidamente por descamación de la capa córnea.

LAS MANCHAS PARDAS: UNA PIGMENTACIÓN ANÁRQUICA LOCALIZADA
La maduración y envejecimiento del sistema de melanocitos están programados como el conjunto de células
que forman los organismos vivos.
No obstante, los melanocitos sufren también los efectos del medio ambiente: variaciones térmicas, irradiaciones UV crónicas o accidentales, traumatismos mecánicos o químicos, que provocan la multiplicación anárquica o modificaciones metabólicas de los melanocitos. Las manchas de pigmentación son el resultado de una disfunción de los melanocitos, las células productoras de la melanina. Según su naturaleza, son consecuencia de trastornos diferenciados.