Aliviar el dolor menstrual

Reduce la ingesta de grasas de origen animal (sobre todo carne, yema de huevo y gambas/langostinos) y aumenta la de ácidos grasos esenciales en la comida. El aceite de onagra y sobre todo los aceites de pescado pueden aliviar el dolor menstrual. Normalmente se necesita una dosis de 3 gramos de cada uno al día en forma de cápsula para obtener buenos resultados. Durante los primeros meses es buena idea tomar los suplementos a diario; puede que resulte caro, pero una vez que se haya conseguido controlar el dolor se puede disminuir la dosis. Prueba primero con los aceites de pescado. Los ácidos grasos esenciales se explican en el apartado Grasas buenas y grasas malas», el número 8 de los 20 consejos sobre una dieta correcta

Ovulacion menstruacion

Problema del tono muscular del útero
Antes de nada, digamos de dónde provienen los «calambres». Durante la regla, el útero ayuda a que la sangre salga a través del cérvix y por la vagina por medio de pequeñas contracciones.
Estas contracciones musculares se producen constantemente, incluso cuando el útero se encuentra aparentemente en reposo. Lo que ocurre es que no las notamos. Durante la regla, o en un parto, la actividad uterina se amplifica muchas veces, pero si las contracciones durante la menstruación son normales, el dolor no constituye un problema.
La «fase de reposo» o el «tono de reposo» entre contracciones es importante. Normalmente, la sangre que fluye a través del músculo uterino contiene oxígeno y otros nutrientes. Cuando el músculo no descansa, la falta de oxígeno da lugar a un espasmo muscular; dicho de otro modo, produce calambres. Algunas mujeres comparan esta clase de dolor menstrual con el de un parto. A veces los calambres pueden ser tan fuertes que causan un dolor intenso antes del período. Esto suele mejorar cuando empieza la regla.