Los problemas alimenticios

Una solución incorrecta del problema alimenticio de la familia incide desastrosamente sobre sus finanzas y rompe el equilibrio del presupuesto hogareño. Mina la salud física y moral de todos, provoca una penosa relaxación en los lazos afectivos que unen entre sí a los miembros de la misma, y puede provocar el derrumbe definitivo del núcleo familiar.
No hay que olvidar el elocuente aforismo según el cual: “El hombre se conquista por el corazón, pero se conserva por el estómago”.