Tratamiento Para el azúcar en la sangre

Tratamiento Para el azúcar en la sangre:
• Magnesio: entre 200 y 800 miligramos al día de magnesio elemental en forma de magnesio fosfato, aspartato, orotato o quelato.
• Comer poco y con frecuencia.
• Restringir la ingesta de azúcar y sal.
• Incorporar productos amargos en la dieta y en forma de hierbas medicinales para regular el metabolismo del azúcar en la sangre.

Problemas menstruales más comunes en la adolescencia

Sangrado abundante y Ciclos erráticos
Los períodos muy abundantes (llamados menorragias), todos los meses y por espacio de mucho tiempo, pueden dar lugar a una anemia. Es necesario averiguar qué está ocasionando el problema antes de decidirse por un tratamiento. En la mayoría de los casos, nuestro «historial» (las señales y los síntomas que hemos experimentado hasta la fecha) basta para descubrir la causa, y no llega a precisarse un examen médico.
A menudo los médicos recetan la pildora anticonceptiva a las jovencitas que están preocupadas por tener períodos abundantes, pero no hay por qué aceptarla automáticamente. El sangrado abundante y los ciclos erráticos suelen deberse a fluctuaciones hormonales y a una ovulación errática, algo bastante frecuente en la adolescencia. Las hormonas se vuelven estables al cabo de unos pocos meses. Si tú crees que puedes tener un problema continuado, consulta a un medico.
Rara vez es necesario interferir con la ovulación, ya sea para hacerla más regular mediante la ingesta de hierbas medicinales, o para detenerla del todo con la pildora. Gomo el estrés puede retrasar la ovulación, tal vez quieras tener en cuenta ciertas técnicas de control del estrés .
Los tipos de remedios naturales que se recomiendan para la «menorragia funcional» en el apartado «Sangrado excesivo»  pueden emplearse para controlar los síntomas del sangrado abundante. Los herbolarios no deben recetar la hierba de uso común Vitex agnus castus para el sangrado abundante en adolescentes, salvo en un número muy limitado de casos.

La Fase Folícular

Filed under: Fase Folícular

Todas las hormonas tienen tareas especiales que llevar a cabo en esa secuencia. Por ejemplo, la FSH hace que el óvulo comience a crecer en el interior del ovario; en esa etapa el óvulo se denomina folículo. Pueden empezar a desarrollarse entre diez y veinte folículos, pero sólo uno de ellos será el dominante y madurará totalmente para convertirse en un ovum, u óvulo. Los demás terminan desapareciendo, y para cuando llega el momento de la ovulación el único que queda es el folículo maduro, listo para salir. Mientras están desarrollándose los folículos, producen cada vez más estrógeno, el cual estimula el endometrio, las células que revisten el útero, para que crezca como loco, lo cual se conoce como proliferación. (Fase proliferativa y fase folicular son términos intercambiables.) Guando el óvulo está madurando, lo mismo le ocurre al revestimiento del útero. La duración de esta fase es variable, pero comienza nada más terminar un período. El ciclo se cuenta a partir del primer día de un período; la fase proliferativa se inicia entre el día Tres y el día Seis del ciclo, y se interrumpe con la ovulación, alrededor del día Catorce.
¡No te duermas! ¡Ya estamos acercándonos a la ovulación! Una de las principales tareas del estrógeno consiste en hacer que proli-feren las células, y en este sentido se pisa el acelerador en el caso de las células endometriales que recubren el útero. Después de cada menstruación, la capa «suelo» del endometrio vuelve a «alfombrarse» con las células endometriales que crecen a toda prisa. Dos días después del período, o aproximadamente el día Ocho del ciclo, ya han terminado el trabajo. El endometrio va engrosándose, desde medir más o menos un milímetro al final del período hasta medir unos 6 milímetros en el momento de la ovulación.
Durante esta fase del ciclo también cambian las secreciones vaginales. Los altos niveles de estrógeno justo antes de la ovulación convierten el moco que rodea el cérvix en secreciones semejantes a la «clara de huevo», conocidas como «moco fértil». (El moco tiene un aspecto transparente como la clara de huevo cruda, no del color blanco de los huevos cocidos.)
Los niveles de estrógeno continúan elevándose conforme se desarrolla el óvulo. Al final, el aumento de los niveles desencadena un gran esfuerzo del círculo de realimentación con el fin de bombear los niveles hormonales correctos que den lugar a la liberación del óvulo. Es la ovulación.

Los ovarios

Filed under: Anatomía,Los ovarios

Hay dos ovarios, uno a cada lado del útero. Tienen una forma ovalada y el tamaño aproximado de un huevo de gallina pequeño y ligeramente achatado, o de una almendra grande, si se prefiere la versión vegetal. Los ovarios pueden agrandarse en caso de en-dometriosis, síndrome de ovario poliquístico (SOP), cáncer de ovario o quistes ováricos.
El ovario no está unido al extremo de la trompa de Falopio, sino que se mantiene en su sitio mediante el ligamento ovárico. Se trata de un cordón fibromuscular que sujeta el ovario al útero justo por debajo de la entrada de la trompa de Falopio. Cada ovario tiene otra gruesa «maroma», denominada ligamento suspensor, que lo sujeta a la pared lateral de la pelvis y contiene los vasos sanguíneos, los vasos linfáticos y los nervios ováricos.