Ovulacion menstruacion

Problema del tono muscular del útero
Antes de nada, digamos de dónde provienen los «calambres». Durante la regla, el útero ayuda a que la sangre salga a través del cérvix y por la vagina por medio de pequeñas contracciones.
Estas contracciones musculares se producen constantemente, incluso cuando el útero se encuentra aparentemente en reposo. Lo que ocurre es que no las notamos. Durante la regla, o en un parto, la actividad uterina se amplifica muchas veces, pero si las contracciones durante la menstruación son normales, el dolor no constituye un problema.
La «fase de reposo» o el «tono de reposo» entre contracciones es importante. Normalmente, la sangre que fluye a través del músculo uterino contiene oxígeno y otros nutrientes. Cuando el músculo no descansa, la falta de oxígeno da lugar a un espasmo muscular; dicho de otro modo, produce calambres. Algunas mujeres comparan esta clase de dolor menstrual con el de un parto. A veces los calambres pueden ser tan fuertes que causan un dolor intenso antes del período. Esto suele mejorar cuando empieza la regla.

Problemas menstruales más comunes en la adolescencia

Sangrado abundante y Ciclos erráticos
Los períodos muy abundantes (llamados menorragias), todos los meses y por espacio de mucho tiempo, pueden dar lugar a una anemia. Es necesario averiguar qué está ocasionando el problema antes de decidirse por un tratamiento. En la mayoría de los casos, nuestro «historial» (las señales y los síntomas que hemos experimentado hasta la fecha) basta para descubrir la causa, y no llega a precisarse un examen médico.
A menudo los médicos recetan la pildora anticonceptiva a las jovencitas que están preocupadas por tener períodos abundantes, pero no hay por qué aceptarla automáticamente. El sangrado abundante y los ciclos erráticos suelen deberse a fluctuaciones hormonales y a una ovulación errática, algo bastante frecuente en la adolescencia. Las hormonas se vuelven estables al cabo de unos pocos meses. Si tú crees que puedes tener un problema continuado, consulta a un medico.
Rara vez es necesario interferir con la ovulación, ya sea para hacerla más regular mediante la ingesta de hierbas medicinales, o para detenerla del todo con la pildora. Gomo el estrés puede retrasar la ovulación, tal vez quieras tener en cuenta ciertas técnicas de control del estrés .
Los tipos de remedios naturales que se recomiendan para la «menorragia funcional» en el apartado «Sangrado excesivo»  pueden emplearse para controlar los síntomas del sangrado abundante. Los herbolarios no deben recetar la hierba de uso común Vitex agnus castus para el sangrado abundante en adolescentes, salvo en un número muy limitado de casos.

Los cambios en el primer período

El primer período
El primer período suele llegar entre los 12 y los 13 años, pero se considera normal tenerlo entre los 9 y los 16. Este inicio de la menstruación se llama menarquia. (¿Que por qué se llama menarquia? Porque está en latín y, como sabes, los médicos lo adoran, casi tanto como los abogados y los herbolarios.) Sea como sea, el momento en el que una comienza a menstruar lo decide todo un conglomerado de factores, entre ellos los genes. Para empezar a tener períodos es necesario también seguir una buena alimentación, descansar el tiempo suficiente y practicar ejercicio moderado.
Resulta esencial mantener un peso normal (y ésta es la razón por la que la menarquia se ve retrasada artificialmente para muchas gimnastas, bailarinas de ballet y atletas que se están entrenando, que realizan ejercicio en exceso). Los períodos empiezan después de haber alcanzado unos 47,5 kilos de peso, y cuando ese peso corporal está formado entre un 26 y un 28 por ciento por grasa. Para que continúen los períodos, el peso debe permanecer por encima del nivel en el que se encontraba al llegar la primera menstruación. Obviamente, una no cae por debajo del peso que tenía al principio de la adolescencia a no ser que esté enferma de verdad.