La psoriasis es la indicación más espectacular de la uv terapia:

Filed under: BELLEZA CORPORAL

El sol es beneficioso para algunas enfermedades de la piel.
La uv terapia consiste en la utilización de la luz para curar enfermedades de la piel.

La psoriasis es la indicación más espectacular de la uv terapia:
Medio inflamatoria, medio proliferativa, la psoriasis, afección claramente genética, alcanza al 3% de la población mundial (y seguramente a mucha más si se observara más de cerca).
Si 8 de cada 10 personas con psoriasis mejoran por la gran cantidad de tratamientos existentes actualmente, la curación (total y definitiva) todavía no es sino una ilusión, a pesar de lo que pueda leerse en la prensa llamada “para el gran público”.
Así las cosas, se han comprobado periodos de remisión espontánea que durarían varias décadas, sin que puedan comprenderse bien las razones. Para encontrar una explicación, lo más cómodo es refugiarse en los complicados vericuetos de la nsicosomatización.
Por otra parte, sería inútil y farragoso dar aquí una lista de los diferentes tratamientos vigentes para esta afección, tan antiestética como benigna. Optemos pues por ser prácticos y concretos.

Indicaciones de la UV terapia en la psoriasis:
Lo que viene a continuación podría encuadrarse en el tema “Piel y Sol”. Recordemos entonces, en primer lugar, que los UV, ya sean A o B, son beneficiosos para el 80% de casos de psoriasis, pero nocivos para el 10% restante, y no tienen ningún efecto sobre las psoriasis del cuero cabelludo, de los pliegues de la piel, las palmas de las manos y las plantas de los pies.
Esta es la razón por la que deberá aconsejarse principalmente la exposición al sol (prudente) en clima helio-marino para las psoriasis infantiles y la psoriasis “ordinaria” del adulto. No hay ninguna necesidad de ir al Mar Muerto para eso. Creo que unas cuantas aplicaciones de :er¡vados del alquitrán (por desgracia, en vías de desaparición) son el mejor tratamiento de mantenimiento para una psoriasis corriente.

Para las lesiones severas que afectan más del 40% de la superficie cutánea, deben utilizarse los UV en 3 formas:
– fototerapia uvb,
– fototerapia UVA, asociada a la administración por vía oral de un psoraleno (se habla de PUVA-terapia P para psoraleno)
– o la PUVA asociada a los retinoides.
Si estas fototerapias han revolucionado el tratamiento de la psoriasis, sólo son -como las otras- suspensivas, y tienen límites que no han de sobrepasarse.
Se considera que la dosis total acumulativa no debe nunca sobrepasar, en toda una vida, 1.500 julios por cm2 (lo cual implica de paso una perfecta dosimetría y, por consiguiente, el rechazo absoluto de aparatos UV fantasiosos).
Para ser más precisos, se ha comprobado que si el número total de sesiones de PUVA sobrepasa la cantidad de 200, el riesgo de cáncer (espinocelular) se multiplica por 10. Nos parece pues inútil seguir insistiendo en el hecho de que PUVA y Soriatane no deben utilizarse nunca antes de los 18 años y, por supuesto, su aplicación en niños ha de ser totalmente prohibida.

¿Cuál es el estado actual de los otros tratamientos de la psoriasis?
– Tratamientos locales
La vitamina D en preparado farmacéutico es la única novedad interesante de estos últimos años. A pesar de ser irritante, tiene una buena actividad, parecida a la de un corticoide local de potencia media, aunque está lejos de ser el milagro tan esperado.
Recordemos de paso que los corticoides locales (27 marcas diferentes) jamás han curado una psoriasis, pero su aplicación cada dos días puede resultar útil.
– Tratamientos generales.
Dado que hemos hablado de la PUVA y de los retinoides, sólo nos queda añadir estos productos:
– Metrotexato, que sólo se utiliza en las psoriasis con complicaciones articulares (artropatías psoriásicas),
– Ciclosporine, un inmunosupresor cuya toxicidad es tal que únicamente debe ser utilizado en centros hospitalarios.
Después de haber leído esta rápida recapitulación habrán podido comprender que el tratamiento de la psoriasis, afección de toda una vida, debe contemplarse desde el principio de economía de municiones y, por consiguiente, de la moderación y la prudencia. Eso equivale también a señalar la utilidad (diríamos que la obligación, en psoriasis infantiles) de algunas prácticas inofensivas como las curas termales.