Para equilibrar las prostaglandinas

Para equilibrar las prostaglandinas:
• Suplementos de ácidos grasos esenciales, como el aceite de onagra o el aceite de Trientalis borealis. Una dosis de tres gramos de aceite de onagra contiene 216 miligramos de ácido linoleico y 27 gramos de ácido linoleico gamma (ALG), o el equivalente tomado a diario desde mitad del ciclo hasta el momento del período puede ser de utilidad para regular las prostaglandinas. Para que funcione, necesitarás vitamina B6 y zinc. También se puede modificar la dieta para aumentar la ingesta de ácidos grasos esenciales.
• Vitamina E: entre 100 y 600 Unidades Internacionales (UI) al día también pueden ayudar a equilibrar las prostaglandinas.

Deporte para estas mas linda

Consejos:

En resumen, ni deporte porque sí, indiscriminadamente, ni deporte absorbente, tipo competición. Un deporte adecuado a las características morfológicas de cada cual y practicado como distracción o juego, de forma periódica, pero no asidua.

Esponjas

Filed under: Compresas y Tampones

Algunas personas se introducen esponjas marinas en la vagina durante el período. Aparte de la obvia dificultad a la hora de lavarlas, cambiarlas y desecharlas (¡sobre todo en un servicio público!), las esponjas marinas pueden contener bacterias, arena y polvo, por mucho que se laven. Si de verdad te preocupa el medio ambiente, deja en paz las esponjas marinas y únete a una organización que defienda la naturaleza.

La fase luteínica

Filed under: Fase luteínica

La ovulación va seguida de la fase luteínica. Esta etapa del ciclo toma su nombre del corpus luteum, lo que queda del folículo en el que se desarrolló el óvulo. El Corpus luteum, influido por el círculo de realimentación, ahora comienza a segregar cantidades cada vez mayores de progesterona y, tras un descenso inicial, niveles bastante constantes de estrógeno.
Dicha tase luteínica se corresponde con la fase secretora del en-dometrio. La progesterona y el estrógeno actúan juntas sobre el endometrio para transformarlo en un tejido «secretor» que va creando un grueso tejido rico en glucógeno, en el cual pueda anidar y desarrollarse un óvulo fecundado.
Si el óvulo no es fecundado, el corpus luteum se degrada tras su trabajo de dos semanas fabricando estrógeno y progesterona, y la producción hormonal desciende. Una combinación de factores, entre ellos los niveles hormonales, los cambios en la sangre y los tejidos y la actividad de las prostaglandinas, hace que el endometrio, que para entonces ya ha alcanzado su máximo grosor de unos S milímetros, degenere. Las contracciones uterinas lo ayudan a desprenderse en forma de menstruación. Bienvenida a la fase menstrual.

El interior de los ovarios

Filed under: Anatomía,Los ovarios

Las estructuras microscópicas de cada ovario están cambiando constantemente. En todo momento durante el ciclo menstrual, existe una multitud de minúsculos óvulos, unos listos para ser expulsados hacia las trompas, otros preparándose, otros empezando y otros desintegrándose. Técnicamente hablando, el óvulo en desarrollo se llama folículo y el maduro se llama ovum. Un ovum tiene aproximadamente una séptima parte del tamaño de un punto. El plural de la palabra es ova.
El momento concreto en el que un óvulo comienza a madurar se desconoce. Hay quien opina que el óvulo empieza a desarrollarse varios ciclos antes de aquel en el que ovula (comienza su viaje). Otros creen que los óvulos empiezan a desarrollarse durante cambios obvios habidos en el ciclo anterior.
Varios de los folículos primordiales (óvulos en espera) comienzan a desarrollarse juntos, pero antes de que llegue el momento de la ovulación hay uno que se ha convertido en el folículo dominante, mientras que los demás degeneran. El folículo dominante produce el óvulo, el cual es recogido por las trompas de Falopio en el momento de la ovulación, normalmente 13 o 14 días después del último período.
El folículo dominante, con su óvulo dentro, crece a gran velocidad. El ovum se libera suavemente junto con un poco de fluido y no «revienta» del folículo de forma poco apropiada para una señorita, como se creyó en otro tiempo; ahora se piensa que las enzimas rompen poco a poco la pared folicular y ayudan a liberar al óvulo de su membrana.
La estructura que queda atrás, denominada corpus luteum, es el «cuerpo amarillo» que segrega estrógeno y progesterona al torrente sanguíneo. Ésta es, con mucho, la estructura más grande que contiene el tejido del ovario. Al cabo de unos 14 días, el cor-pus luteum desaparece, y aproximadamente un día después comienza el período. El viejo corpus luteum se transforma en un tejido cicatrizal conocido como corpus albicans. Los ovarios sanos contienen muchas de estas marcas.
Esto continúa sucediendo con una regularidad más bien tediosa durante muchos años, mientras una siga ovulando. Conforme se va acercando la menopausia, los folículos se vuelven menos sensibles a la estimulación hormonal y el organismo va fabricando menos hormonas. Los ovarios contienen menos óvulos en espera y, con el tiempo, ya ninguno de ellos será productivo.