Calambres de la regla

Los suplementos de calcio y de magnesio a veces alivian los calambres de la regla. Toma la dosis que se recomienda en el prospecto. Por lo general, lo mejor es una mezcla de calcio y magnesio juntos.

Hierbas para el dolor menstrual

Hierbas para el dolor menstrual espasmódico o congestivo acompañado de estreñimiento y síndrome de colon irritable. Se puede emplear hierbas laxantes como la Cassia senna (sen de Alejandría), la Rhamnus purshiana (cascara sagrada) y el y Zoe barbadensis (áloe), pero a menudo agravan los espasmos del útero si se toman durante el período. Hay que tener cuidado con los laxantes que se adquieren en la farmacia y que contienen estos elementos, pues los efectos pueden ser más bien… violentos.

Problemas menstruales

Muchas mujeres también sufren diarrea, necesitan orinar a todas horas, o incluso tienen náuseas; todo esto se debe a los espasmos reflejos en órganos cercanos.
El problema contrario puede deberse a un mal tono muscular del útero, acompañado de una fuerte hemorragia o «inundación» durante el período. Puede que haya una sensación de pesadez o congestión pélvica. La falta de tono muscular puede deberse a haber tenido numerosos embarazos, un parto reciente y problemas que impiden la adecuada contracción del útero, por ejemplo, fibromas, pólipos y adenomiosis.

Exceso de estrógeno posibles causas

Filed under: Hormonas

Posibles causas

• Las mujeres que comen más grasas tienen niveles significativamente más altos de estrógenos en la sangre. La reducción de la ingesta de grasas comporta una reducción de los niveles de estrógenos. La ingesta de grasas elevada se ha relacionado con la enfermedad benigna de las mamas, el cáncer de mama, los períodos abundantes, la endometriosis y los fibromas.

• La obesidad puede hacer que suban los niveles de estrógenos e interfieran con la ovulación. Cuanto más gorda se está, más células de grasa tiene el organismo para convertir los andróge-nos en estrógenos. Esto puede dar lugar a un riesgo más alto de cáncer de mama, fibromas y endometriosis. La obesidad no sólo significa tener sobrepeso o cargar con unos cuantos kilos de más; las mujeres que corren mayor riesgo tienen un sobrepeso sustancial y se encuentran en el límite superior del índice de Masa Corporal. Para saber cómo calcular el índice de Masa Corporal, lee el apartado «Estar obesa» del capítulo «Cuando las cosas van mal».

• La ingesta de sustancias químicas, pesticidas, hormonas, plásticos y conservantes, introducidas en la cadena alimentaria puede tener un efecto estrogénico.

Las proteínas portadoras

Filed under: Hormonas

La mayoría de las hormonas esteroides circulan por la sangre transportadas por proteínas (albúminas y globulinas). Cada hormona parece tener una globulina específica vinculada a ella oWa proteína portadora que es responsable de su transporte. Guando las hormonas se unen a las globulinas, no pueden interactuar tan fácilmente con los tejidos a los que se dirigen como cuando flotan «libres» en el plasma. Por ejemplo, si una hormona masculina como el andrógeno no se une a proteínas portadoras, es más probable que quede flotando en la sangre y que dé lugar a vello en la barbilla y otros problemas. De manera que es importante mantener un buen equilibrio de proteínas portadoras.

El síndrome del shock tóxico

El síndrome del shock tóxico constituye un problema muy infrecuente, pero puede tener efectos mortales causados por la liberación de una toxina procedente de la bacteria Staphylococcus aureus (estafilococo dorado). Dicha toxina ataca a diversos órganos del cuerpo y causa síntomas como erupciones y fiebre alta. El shock tóxico puede afectar a cualquier persona infectada por este estafilococo, pero es mucho más probable que guarde relación con la menstruación y con los tampones en particular. Ninguno de sus síntomas debe tomarse como parte de un período «normal».

Señales y síntomas

•  Jaquecas, dolor de garganta y molestias en articulaciones y extremidades. Además, las primeras señales del shock tóxico suelen ser síntomas parecidos a los de la gripe. Por lo general aparecen unos días después de comenzar el período.
•   Esto va seguido de un súbito ataque de fiebre (una temperatura por lo general superior de 39 grados centígrados), con vómitos y diarrea.
•  Al cabo de unas 48 horas, puede producirse un drástico descenso de la tensión arterial que causa los síntomas del shock. Éstos son: sudoración, palidez, mareos, colapso y a veces desorientación o pérdida de conocimiento.
•  A estos síntomas suele acompañarlos un sarpullido. La piel enrojece y después se pela como si estuviera quemada por el sol.
•  A veces se ven afectados los ríñones, que dejan de filtrar la sangre.

Color de la sangre mentrsual

Filed under: Menstruación

Sangre de color rojo vivo

En general, la sangre de color rojo vivo u oscuro indica que el período es normal. La sangre muy brillante puede indicar un tratamiento con hierbas «enfriadoras» o astringentes.

Sangre oscura, marrón o densa

La sangre oscura que es densa, parece demasiado vieja o presenta color marrón suele ser producto de una ralentización del flujo menstrual. La sangre muy lenta y perezosa y de color oscuro puede indicar la necesidad de tomar hierbas que regulen la actividad del músculo uterino, aumenten la capacidad expulsiva del útero o ayuden a dicho músculo a relajarse.

Sangre acuosa, fluida o pálida

La sangre muy fluida y de color rosa pálido puede deberse a una mala calidad sanguínea y, por lo general, indica la necesidad de tomar hierbas que enriquezcan la sangre o propicien una regulación hormonal. La sangre de color pálido puede ser una señal de desequilibrio hormonal, sobre todo si una se siente débil, cansada, hace demasiado ejercicio o no come bien. La sangre menstrual acuosa es común después de una intervención quirúrgica en el útero, como un aborto o un legrado (D y G, siglas para dilatación y curetaje, explicado en el apartado dedicado a la cirugía), porque se ha eliminado el endometrio. (Vuelve a crecer.)

Un período normal

Filed under: Período normal

Bien. Un período normal es cuando una chica, de un manual, llamada Susana, tiene una menstruación exactamente cada 28 días, que Je dura 5 y ni uno más, tras los cuales se interrumpe igual que se cierra un grifo. Y es importante tener en cuenta que Susana continúa montando su pony a lo largo de todo el proceso. Si tú no te llamas Susana ni tampoco tienes un pony, probablemente tu período es anormal. O tal vez debiéramos considerarlo de otra manera.
La palabra «normal» resulta extraña al utilizarla para los períodos, porque la gama de posibilidades es sumamente amplia y hay muchísimas excepciones a la regla que son igual de «normales». Probablemente resulta más fácil decir Jo que es anormal. De modo que vamos a fijarnos en los períodos más habituales que una puede tener. El de Susana se conoce como el período «de manual» porque figura en todos los aburridos libros de texto viejos, y si los libros de texto tuvieran períodos serían exactamente así: un ciclo menstrual dura 28 días, con una regla entre 3 y 5 días. La fase luteínica (entre la ovulación y el inicio del período) dura 14 días y la fase folicular (desde el inicio del período hasta la ovulación) dura también, milagrosamente, 14 días exactos.
Ni que decir tiene que buena parte de nosotras no seguimos esta pauta tan exacta, así que resulta más sensato hablar de una gama normal de tiempos de duración para cada una de estas fases.
Los factores principales son: cuan regular es el ciclo; cuánto se alarga el ciclo completo; cuánto tiempo dura el sangrado durante el período; la cantidad de dolor; y el color y la consistencia de la sangre.