Los primeros períodos

Para saberlo, lee lo que se explica en el capítulo anterior sobre los períodos normales, y también te servirá para decidir si debes utilizar compresas o tampones. Se incluye, además, una lista de señales de alarma que te indican que debes ir a que te vea el médico.

Diario del período

Llevar un diario menstrual puede resultar de utilidad para conocer nuestro ciclo. ( Igualmente puede servirte un calendario corriente.)
Si llevas un gráfico menstrual, podrás predecir con mayor precisión cuándo vas a desear arrancarle la cabeza a alguien, o romper a llorar, o necesitar tampones o compresas. Pero el ciclo menstrual a menudo es bastante errático. Si estás probando a tomar suplementos (como el aceite de onagra) para el SPM o analgésicos para el dolor menstrual, el hecho de llevar un registro de los datos te indicará cuándo tomar esos productos y si te hacen efecto o no.
No olvides apuntar cuánto te dura el período, sobre todo cuando sea más de una semana.
Los médicos y los terapeutas naturistas pueden servirse de esos datos para hacer un diagnóstico más exacto o prescribirte una receta más adecuada.

Insuficiencia de estrógeno

Se produce una relativa insuficiencia de estrógeno cuando:
• se elimina demasiado estrógeno del organismo
• se recicla demasiado poco para uso del organismo
• y/o las células grasas no están fabricando suficiente estrógeno a partir de las hormonas andrógenos.

Tras la menopausia tiene lugar una verdadera deficiencia de estrógeno, ya que los ovarios dejan de producirlo.
Síntomas
Baja densidad ósea, baja fertilidad, bajo impulso sexual, períodos irregulares y envejecimiento prematuro o excesiva sequedad y fragilidad en tejidos como los de la vagina, los huesos y la piel.
Posibles causas
• Si el peso corporal está entre un 15 y un 20 por ciento por debajo del margen recomendado del índice de Masa Corporal (IMC), con frecuencia puede interrumpirse la menstruación y hacer que los niveles de estrógeno caigan por debajo de lo normal. También puede suceder que el ciclo se vuelva errático, y además disminuyen la fertilidad y la densidad ósea. (Para calcular tu IMC, consulta el apartado «La falta de peso» del capítulo «Cuando las cosas van mal».)
• El exceso de fibra reduce los niveles de estrógeno y puede aumentar las posibilidades de desarrollar osteoporosis. Evita comer montones de cereales que sólo contengan salvado. La fibra que forma parte de un alimento integral no constituye un problema.

Un período normal

Filed under: Período normal

Bien. Un período normal es cuando una chica, de un manual, llamada Susana, tiene una menstruación exactamente cada 28 días, que Je dura 5 y ni uno más, tras los cuales se interrumpe igual que se cierra un grifo. Y es importante tener en cuenta que Susana continúa montando su pony a lo largo de todo el proceso. Si tú no te llamas Susana ni tampoco tienes un pony, probablemente tu período es anormal. O tal vez debiéramos considerarlo de otra manera.
La palabra «normal» resulta extraña al utilizarla para los períodos, porque la gama de posibilidades es sumamente amplia y hay muchísimas excepciones a la regla que son igual de «normales». Probablemente resulta más fácil decir Jo que es anormal. De modo que vamos a fijarnos en los períodos más habituales que una puede tener. El de Susana se conoce como el período «de manual» porque figura en todos los aburridos libros de texto viejos, y si los libros de texto tuvieran períodos serían exactamente así: un ciclo menstrual dura 28 días, con una regla entre 3 y 5 días. La fase luteínica (entre la ovulación y el inicio del período) dura 14 días y la fase folicular (desde el inicio del período hasta la ovulación) dura también, milagrosamente, 14 días exactos.
Ni que decir tiene que buena parte de nosotras no seguimos esta pauta tan exacta, así que resulta más sensato hablar de una gama normal de tiempos de duración para cada una de estas fases.
Los factores principales son: cuan regular es el ciclo; cuánto se alarga el ciclo completo; cuánto tiempo dura el sangrado durante el período; la cantidad de dolor; y el color y la consistencia de la sangre.