Posibles causas de Insuficiencia de estrógeno

La deficiencia de vitamina A hace que disminuya el estrógeno. Se puede incrementar los niveles comiendo más betacaroteno, presente en las verduras y frutas de color naranja, amarillo y verde. (Tomar suplementos de vitamina A no es seguro durante el embarazo.)
• Los antibióticos reducen sustancialmente el número de bacterias del sistema digestivo necesarias para convertir el estrógeno en una forma más activa para uso del organismo. El yogur y las leches fermentadas pueden mejorar con el tiempo las colonias de bacterias del intestino, pero es mejor evitar los antibióticos, salvo en el caso de infecciones severas.
• El exceso de ejercicio reduce los niveles de estrógeno en la sangre, y puede ocasionar una interrupción de la menstruación y disminuir la densidad ósea.
• Fumar altera el metabolismo del estrógeno, de modo que se fabrica más estrógeno inactivo. Si fumas, sufrirás una deficiencia relativa de estrógeno y tendrás una menopausia más temprana y un mayor riesgo de sufrir fracturas de huesos.

Si el medico percibe que existe un problema, probablemente recetará la pildora anticonceptiva o una terapia hormonal sustitutiva (TUS). La pildora se explora a fondo en el apartado «Fármacos» del capítulo «El enfoque médico». La THS se trata con todo detalle en el apartado «La menopausia» del capítulo «En la recta final».

Un ciclo regular

Filed under: El Ciclo menstrual

Un ciclo regular depende de la ovulación y del equilibrio hormonal. Las dos cosas pueden afectar la una a la otra: la ausencia de ovulación modifica los niveles hormonales, y un desequilibrio hormonal puede interferir con la preparación para la ovulación.
La parte más variable del ciclo suele ser la fase folicular, el tiempo en el que se va desarrollando el óvulo. De adolescentes, muchas de nosotras hemos pasado meses ovulando de forma errática, cuando empezábamos a tener menstruaciones, mientras nuestro cuerpo intentaba establecer una «comunicación» regular entre las hormonas para mantener en funcionamiento el círculo de realimentación. Podemos imaginarnos las partes del círculo hormonal como miembros dispersos de una banda y armados de walkie-talkies: «Hola, ovarios, contesten por favor.» «Aquí el hi-potálamo.» «Dejen libre la línea, estoy intentando hablar con los ovarios. Cambio.» «Roger, ¿tengo que hacer algo?» «¿Qué? ¿Quién es Roger?» «¿Quién es usted?» «Estrógeno, creo.» «¿Alguien sabe cuánto tiempo falta para volverse folicular?», y así sucesivamente.
Con el tiempo, todas las partes consiguen sacar adelante la función conjunta, pero en esa edad también es más fácil que el es tres o los cambios confundan el juego hormonal e interrumpan la regularidad del ciclo. Una ovulación errática da lugar a que se «adelante» o se «retrase» el período.
Conforme nos vamos acercando a la menopausia, es posible que también tengamos un ciclo irregular, debido a que se fabrican menos óvulos y a que el círculo de realimentación hormonal se vuelve más lento, de manera que la ovulación no se dispara con tanta regularidad o, al final, no ocurre en absoluto. También el estrés puede interferir en la regularidad de los ciclos alrededor de la época de la menopausia.

El cérvix

Filed under: Anatomía,El cérvix

El tercio inferior del útero es el cérvix tubular, aproximadamente la mitad del cual continúa en la vagina, como si fuera una diminuta rosquilla de color rosado con un pequeño orificio. Tiene más o menos el tamaño de una moneda de 20 centavos de dólar.
El cérvix se denomina a veces «el cuello del útero». Puede verse afectado por cambios celulares, algunos de los cuales pueden transformarse en cáncer si no se tratan. Para diagnosticar cualquier cambio en las células se emplean las citologías, explicadas en el capítulo «Análisis», en el apartado «El enfoque médico». El cérvix también puede infectarse o inflamarse, y en ocasiones puede sangrar.
La abertura cervical normalmente se encuentra «cerrada» excepto cuando se estira en el momento del parto, pero dicha abertura permite que salga la sangre y que penetre el esperma. Si una mujer no ha parido nunca su abertura cervical es redonda, pero después de un parto adquiere una forma aplanada (como todas nosotras).