Psicología Salud

La codependencia y 6 ejercicios para aprender a cuidarte

El término codependencia se aplica a los familiares y amigos cercanos de personas adictas (drogas, compras, alcohol, juego…). Estas personas forman parte de la vida del adicto y están involucradas en la búsqueda de soluciones del adicto, en su proceso de búsqueda, necesidad, protección y aprobación.

Te explicamos qué es la codependencia, los indicadores y señales para detectarla y te planteamos 6 ejercicios para que aprendas a cuidarte mejor.

 

ejercicios para aprender a cuidarse

 

La codependencia: definición y conceptos


El adicto se convierte en dependiente a un sustancia, por lo que el “codependiente” (la persona cercana al adicto) desarrolla comportamientos en respuesta a esta adicción de su persona allegada.

Estas pautas de comportamiento pueden ser disfuncionales para el propio adicto y para la persona cercana, llegando a desarrollar codependencia.

Es decir, la interacción normal cotidiana, puede ser saludable y positiva: dar apoyo, soporte social, ayudar a solucionar los problemas…

Si los pensamientos, sentimientos y conductas de la persona allegada están determinadas por la adicción de la persona, es cuando podemos hablar de codependencia: si la persona ayuda al adicto a mantener su adicción (le dan dinero, protección o evaden el problema) le ayudarán a mantener el problema, siendo codependientes del problema.

En ocasiones el concepto de codependencia es también es extrapolable a trastornos de ansiedad, depresión…

 

Indicadores de codependencia

1. Tendencia a la racionalización de los comportamientos del dependiente o adicto, intentando minimizar su comportamiento, llegando frecuentemente a la justificación: “bueno, podría ser peor…”

2. Además se intenta mantener la mejor imagen posible ante los ojos de los demás. Buscando protegerlo, pero también facilitando en encubrir conductas inadecuadas.

3. Miedo a que si no se le protege al dependiente vaya a ser todo aún peor. Convirtiéndose a menudo en facilitador de la propia adicción. El codependiente asume la responsabilidad del bienestar del otro, de la salud física, e incluso de su vida.

4. Brotan sentimientos de culpa por lo que podría suceder si no la protección no es suficiente. El codependiente puede sentirse como el “salvador”. Es fácil es esta tesitura dejar de expresar opniones por miedo a la desaprobación del adicto y del entorno social.

5. Se producen a menudo sensaciones de estar quemado y desgastado por el problema del adicto.

6. Las personas codependientes suelen ser empáticas, y bastante autoexigentes, dándose por vencidas con dificultad, lo que suele potenciar la sensación de ansiedad y tristeza.

 

Dejar de ser codependiente

Desde la psicología se plantean soluciones eficaces para afrontar y dejar la codependencia atrás.ejercicios para aprender a cuidarse

No es un proceso sencillo, pero cuando los síntomas de malestar y desgaste por centrar la vida únicamente en el problema del dependiente se vuelve demasiado elevado, entonces la motivación para buscar cambios ayuda a conseguirlo.

A menudo la ayuda de un psicólogo clínico al codependiente ayuda también al dependiente, sobre todo en los casos en los que se reforzaba la adicción por un exceso de tolerancia.

 

 

6 Ejercicios para aprender a cuidarte


Como la mayoría de las habilidades, saber quererse requiere también su entrenamiento.

Quererse y fortalecer la autoestima es la consecuencia de la suma de pequeñas rutinas diarias. Hay personas que saben hacerlo de forma innata, no necesitan una guía, pero en ocasiones es necesario plantear un recordatorio.

¿Usted tiene que aprender a cuidarse? Si no lo tiene claro del todo, siga leyendo.

 

Veamos seis ejercicios para aprender a cuidarse que hay que incorporar en la rutina semanal:

 

1. Date un capricho. Haga de vez en cuando algo que sea sólo para usted, algo que le gusta. Puede ser una película, un buen libro, o un baño de burbujas. Usted sabe lo que le gusta y le aporta placer. Haga una lista de las actividades para incorporarlas a su vida.

2. Escúchate. Estar en silencio y permitirse su espacio le ayuda a conocerse mejor. Si presta atención sin juzgar es más fácil vivir con los pensamientos. Una mayor auto aceptación ayuda a conseguir bienestar y nos ayuda a cuidarnos

3. Cuídate, como cuidas a otros que quieres. Cocine su propia comida preferida o concédase no estar trabajando en exceso, busque sus espacios para descansar. Haga cosas por los demás y aprende a hacer cosas también para usted mismo.

4. Haz una lista con tus virtudes. ¿Cuántas veces se oye que dan voz a sus defectos, como “estoy gorda”, o “soy un idiota” o “nunca voy a aprender” Es humano y comprensible sentir rabia, vergüenza o frustración con uno mismo. Un buen contrapeso es dar voz a sus puntos fuertes. Enumerar lo mejor de uno mismo ayuda. Piense que tres cosas positivas diría alguien concreto sobre usted. Le ayudará a pensar en sus virtudes

5. Sé paciente contigo misma. Aprender de los errores en lugar de castigarse por ellos. El malestar por las consecuencias puede precipitar el deseo de que lo que hemos decidido no haya ocurrido. Podemos atascarnos en un pensamiento que intenta valorar que habría pasado si no hubiéramos tomado la decisión que tomamos. A este proceso se le conoce como Ucronía. Las decisiones siempre tienen un coste, siempre van a producirse efectos positivos y negativos tras haber tomado una decisión. Si tiene problemas para perdonarse a sí mismo es importante trabajar en este sentido.

6. Embellezca su día. Ponga una vela para cenar o cómprese un ambientador especial para la casa. Haga que un momento cotidiano sea algo más especial de lo habitual. No hace falta que tenga un invitado para cenar, hágalo para usted solo. Por qué no hacer algo diferente y agradable.

El mero hecho de cambiar el enfoque hacia el autocuidado pondrá bases sólidas para estar mejor y aprender a cuidarse.

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.